Los recortes del Gobierno Vasco dejan a una mujer en paro en las más absoluta indigencia

Solapas principales

fotoLanbide y sus malas prácticas vulneran los derechos sociales!!!

En la mañana del pasado 3 de abrirl se ha realizado una concentración ante la Delegación del Gobierno Vasco de Bilbo para denunciar la situación en la que se encuentra la vecina de Barakaldo María Asunción Maza.

Sin ingresos estables, se ha visto obligada a acudir al comedor social de Cáritas-Barakaldo para poder comer. Producto de sólo realizar una comida al día su salud se ha visto resentida. Pero no puede seguir el tratamiento médico al no disponer de recursos económicos para pagar las medicinas que le son necesarias.

Fruto de esta situación sus problemas de salud se han visto agravados; lo que ha terminado por suponerle una intervención quirúrgica.

El Gobierno Vasco recorta.

Esta mujer se encuentra atrapada desde hace más de 5 meses en la maraña de burocracia, falta de celeridad en la resolución de los recursos y, para rematar la faena, el incumplimiento sistemático del procedimiento administrativo ordinario por parte de Lanbide.

Este es el rostro más dramático de las consecuencias de los recortes del Gobierno Vasco y la crisis: una mujer de 54 años desempleada e imposibilitada para poder hacer frente a sus necesidades más básicas, como la alimentación, los gastos sanitarios o los recibos de la luz y el agua.

EL GOBIERNO VASCO RECORTA, y LANBIDE VULNERA LOS DERECHOS SOCIALES

Diferentes colectivos sociales de Bizkaia se concentran ante la Delegación del Gobierno Vasco en Bilbao para denunciar la situación de falta de recursos económicos para poder subsistir y la absoluta indefensión en que deja Lanbide, al no garantizarle el acceso a las prestaciones sociales producto de los recortes y sus malas prácticas, a la vecina de Barakaldo María Asunción Maza.

Esta mujer se encuentra atrapada desde hace más de 5 meses en la maraña de burocracia, falta de celeridad en la resolución de los recursos y, para rematar la faena, el incumplimiento sistemático del procedimiento administrativo ordinario por parte de Lanbide.

fotoEste es el rostro más dramático de las consecuencias de la crisis: una mujer de 54 años desempleada e imposibilitada para poder hacer frente a sus necesidades más básicas, como la alimentación; o poder pagar los recibos de la luz y el agua.

Sin ingresos estables, se ha visto obligada a acudir al comedor social de Cáritas Barakaldo para poder comer. Producto de sólo realizar una comida al día su salud se ha visto resentida; pero tampoco puede hacer frente al tratamiento médico al no poder frente al pago de las medicinas que le son necesarias.

Fruto de esta situación, y el no poder hacer frente por falta de ingresos a su tratamiento médico mediante la toma de omeprazol, el cual se utiliza en el tratamiento de la dispepsia y úlcera péptica, sus problemas de salud se han visto agravados; lo que ha terminado por suponerle una intervención quirúrgica para extirparle parte del estómago producto de una ulcera en el píloro con perforación pancreática. 

Esta circunstancia no es producto de la casualidad, está motivada por los recortes del Gobierno Vasco y las malas prácticas de Lanbide, y que afectan a miles de familias. 

El Servicio Vasco de Empleo vulnera de forma sistemática los derechos que les asisten a las personas usuarias a la hora de la tramitación y resolución de los expedientes; además de incumplirse el procedimiento administrativo ordinario que rige las relaciones entre administración y ciudadan@s. Así,

  • El Gobierno Vasco suspende el cobro de la RGI durante meses aunque se demuestre de nuevo que se cumplen los requisitos. Por lo que se puede estar más de medio año sin cobrar la prestación, aunque legalmente corresponda. 
     
  • Se tarda una media de nueve meses en resolver los recursos potestativos que las personas presentan ante cualquier trámite de suspensión. De este modo, muchas personas quedan en situación de indefensión absoluta al no poder solicitar una nueva prestación y deben esperar durante meses a la resolución del mismo sin ingresos.
     
  • Se utilizan las suspensiones, trámites de audiencia o revisiones, para situaciones que la ley exige que se aplique el procedimiento ordinario. Las suspensiones sólo se pueden producir tras ejercerse el derecho a la defensa por parte de la persona usuaria de los servicios de Lanbide.
     
  • A todo esto, no existe registro que especifique la documentación entregada. No siempre en las oficinas de Lanbide se entrega algún tipo de certificado de la documentación específica que las personas aportan, por lo que es imposible demostrar que se han entregado los papeles que acreditan que se cumplen los requisitos. Esta situación lleva a que no resulte extraño que al de un tiempo Lanbide notifique que suspende una prestación porque no se han entregado los papeles correspondientes, cuando ciertamente sí se ha hecho. Existen casos en los que las personas han entregado el mismo papel en varias ocasiones (hasta 4 veces) por petición de Lanbide.

En una coyuntura de crisis, cuando más necesarias son las prestaciones sociales, el Gobierno Vasco ha decidido hacer un recorte drástico de las mismas; esto conlleva dejar sin recursos a miles de familias.

COLECTIVOS SOCIALES DE BIZKAIA:

Argilan, Asamblea Abierta en Defensa de las Prestaciones Sociales, Berri-Otxoak, Danok Lan, Elkartzen, Mujeres del Mundo, Posada de los Abrazos, R.B.U. Taldea (Renta Básica Universal) y SOS Racismo.


Etiquetas: