Para sostener la vida, haz objeción fiscal al gasto militar

Solapas principales

cartelDespués de un año de crisis sanitaria, económica y social en el que ha aumentado la presencia del ejército en nuestra vida cotidiana y el control social. Descubrimos que la propuesta del estado en sus presupuestos sigue siendo priorizar los gastos militares y el control social a la necesidad de construir una política centrada en la vida.

Como cada año, llega el momento de pagar nuestros impuestos y llega el momento de poder denunciar estas prioridades.

ALGUNOS DATOS SOBRE EL GASTO MILITAR Y DE CONTROL SOCIAL

A estas alturas intentar acertar con la cifra del gasto militar del estado español se nos antoja algo casi imposible, dado el escandaloso grado de descontrol, opacidad y ocultación deliberada que contiene éste. Pero podemos intentar aproximarnos a algunos datos que refuerzan la necesidad de desobedecer al inmenso e injusto gasto militar.

El presupuesto militar no se concentra solamente en el ministerio de defensa (9411,43 millones de euros), sino que se expande por todos los ministerios y áreas políticas del gobierno (ejemplo; 676,54 millones de euros del ministerio de Industria, comercio y turismo)

Calculando a la baja el gasto militar para el año 2021 está presupuestado en 32.389,44 millones de euros. Un gasto militar de 88 millones de euros diarios. Cada persona acumulamos 686,13 euros al año en gasto militar.

Destacan los 1.365 millones de euros que se dedican a pagar intereses de la inmensa deuda militar (más de 40.000 millones de euros) o los 1.100 millones presupuestados para acciones en el exterior fuera del presupuesto del ministerio de defensa.

Llamativo también es el gasto destinado a políticas de seguridad y penitenciarias en Asturies de 28,23 millones de euros.

GASTOS MILITARES PARA GASTOS SOCIALES

No es difícil imaginar que respuestas se podrían dar a situaciones de emergencia sanitaria y social si dispusiésemos de los recursos que se dedican un año sí y otro también a los gastos militares.

Con sólo los más de 40.000 millones de deuda militar comprometidos para la compra y desarrollo de armamento que lejos de ser una solución son parte del problema, podríamos emprender un camino alternativo de seguridad centrada en los derechos y los cuidados a las personas. Poniendo en el centro la vida.

Con los 1.365 millones dedicados a pagar los intereses de la deuda se podrían apoyar proyectos de agricultura sostenida por la comunidad para reforzar la soberanía alimentaria y la vida en el mundo rural.

Con los 28,23 millones de euros destinados a control social y políticas penitenciarias en Asturies se podría poner en marcha un programa de apoyo a la economía solidaria asturiana.

Hoy es más necesario que nunca desmilitarizar la sociedad y rechazar el gasto militar. Y la objeción fiscal al gasto militar puede ser una herramienta útil para comenzar a hacerlo.

¿Qué es la OFGM?

Es la no disposición a colaborar con el Estado en los gastos de preparación de guerras y mantenimiento de la estructura militar, desobedeciendo activamente en el momento de realizar la declaración de la renta (IRPF). Consiste técnicamente en aprovechar la declaración del IRPF para desviar una parte de la totalidad de nuestros impuestos a un proyecto que trabaje en la defensa de un progreso social solidario.

¿Quién puede objetar?

Cualquiera, ya seas trabajadora, parado, estudiante o no hayas trabajado nunca, y da igual si te sale a pagar o a devolver, siempre que no hayas realizado ya la declaración (confirmando el borrador, por ejemplo).

¿Qué cantidad puede objetar?

Desde 1€ hasta... Cada persona decide lo que quiere/puede objetar. Aparte del hecho simbólico de la objeción, la entidad receptora recibirá una aportación para poder desarrollar su labor (cosa que cada día es más difícil, por cierto...).

¿Cuál es su finalidad política?

El fin de la OFGM es la total eliminación de los ejércitos, la investigación militar y el entorno militar industrial mediante una reducción progresiva de los gastos militares. Haciendo OFGM mostramos el rechazo social que tiene el gasto militar en particular y el militarismo en general, al mismo tiempo que nos solidarizamos con otras luchas por el progreso social que se dan en nuestra sociedad.

¿Adónde va el dinero desviado?

Con el dinero desviado se promueve el trabajo por la Paz, la justicia social, la cooperación para el desarrollo, la mejora del medio ambiente, los derechos humanos, el apoyo a luchas transformadoras en otros estados etc. Con este dinero se consigue hacer realidad proyectos que no reciben subvenciones, proyectos que permiten seguir trabajando por una sociedad más justa y equitativa.

Tutorial para hacer la objeción:

Referencias web:

Si necesitas más información escríbenos a:

Cartel cartel

Etiquetas: