Lanbide no ampara a las mujeres que sufren violencia de género

Solapas principales

cartelEn el contexto del “Día Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres”, se ha realizo la mañana del martes 24, una concentración ante las oficinas centrales de Lanbide en Bizkaia.

Esta movilización se ha desarrollado para denunciar el recorte de derechos hacia las mujeres que suponen las diferentes legislaciones, decretos, criterios y resoluciones establecidas por Lanbide que dificultan, en la práctica, el acceso a las prestaciones sociales a las mujeres que sufren malos tratos.

Ante el desmantelamiento que se está produciendo de los derechos que asisten a las mujeres con dificultades para llegar a fin de mes, y que sufren violencia de género, se ha representado el “papel mojado” que son los protocolos de Lanbide por culpa de sus continuos recortes y malas prácticas.

Comunicado

Desde hace ya tres años, distintos colectivos integrados en la “Plataforma contra la exclusión social y por los derechos sociales” comenzamos a estudiar los criterios que Lanbide utiliza para gestionar las prestaciones sociales, fundamentalmente la RGI, y analizar cómo están repercutiendo en la vida y derechos de las mujeres.

En este tiempo, son muchas las mujeres que se han acercado a las distintas organizaciones  haciéndonos llegar sus denuncias, quejas y reivindicaciones….respecto al funcionamiento de Lanbide, que les está condenando junto con sus hijas e hijos a la más absoluta desprotección, precariedad, pobreza y abandono. Por no hablar del ataque constante a su intimidad y privacidad.

Un año más, haciendo coincidir con el día contra la violencia hacia las mujeres, 25 de noviembre, queremos recordar que la violencia machista también afecta a la esfera económica y estas  prácticas, son una forma de violencia más.

imagenEn este sentido queremos trasladar, para el conocimiento de la ciudadanía, que Lanbide deja desprotegidas a muchas mujeres y realizamos exigencias en orden a mejorar esta situación:

  1. Lanbide SÓLO  acepta considerar víctima de violencia machista a las mujeres que tienen una orden de alejamiento en vigor. Exigimos profesionales cualificados que acompañen los procesos de las mujeres y sean quienes decidan si la RGI es una herramienta que permita a las mujeres salir de relaciones donde se está ejerciendo violencia contra ellas. Y, en todo caso, que se admitan los informes de servicios sociales como un medio igualmente válido para acreditar la condición de víctima de violencia machista.
  2. Lanbide exige a las mujeres víctimas separarse legalmente o reclamar a través del juzgado pensiones para l@s hij@s, de inmediato. Exigimos q se respeten los tiempos, decisiones y motivaciones de las mujeres, evitando meter más presión en momentos en los que las fuerzas, no siempre las acompañan.
  3. Lanbide exige que, si debes abandonar tu vivienda por ser víctima de violencia, lo hagas en un plazo de tiempo ridículamente corto. Exigimos que sean las mujeres las que planteen cuáles son los plazos que pueden gestionar en cada momento, siempre acompañadas de profesionales cualificados que les asesoren adecuadamente y con los que Lanbide tenga canales válidos y ágiles de comunicación.
  4. Lanbide atiende a mujeres víctimas, obligándolas a trasladar información sensible, en mesas atestadas de personas, sin respetar su intimidad. Exigimos que se atienda bajo criterios de calidad y garantizando la intimidad de las mujeres.
  5. Lanbide exige a las mujeres dar pasos para los que no siempre están preparadas, a cambio de una prestación que les permita subsistir, generalmente a ellas y a sus hijas e hijos. Exigimos que no se penalice el ahorro ni el apoyo económico o residencial de terceras personas, si éstos son una herramienta para facilitar la vida de estas mujeres.
  6. Lanbide se enorgullece de los criterios excepcionales que establece para atender a las mujeres que han sufrido violencia, como el pedir solo un año de empadronamiento, no teniendo en cuenta que hay mujeres que vienen huyendo de otras comunidades o que han sufrido cortes en el padrón, quedando fuera de acogerse a este derecho.
  7. La violencia contra las mujeres no sólo afecta a las que son maltratadas por sus parejas, sino también a quienes son explotadas por un sistema que las esclaviza. Exigimos que antes de proceder a una suspensión por baja voluntaria en la Seguridad Social de una  trabajadora de hogar, Lanbide tome las medidas necesarias para verificar que sea “voluntaria” efectivamente y se coordine con la Seguridad Social para impedir que, además de que se vulneren sus derechos laborales, no se les permita  acceder a la RGI como es su derecho, evitando que se potencie las situaciones de desprotección del colectivo de trabajadoras de hogar y no dando por sentado el fraude que, en la mayoría de las ocasiones, queda demostrado que no existe.

Con estas exigencias, pretendemos contribuir a que mejore el sistema y a que éste proteja realmente a las mujeres y les proporcione vías de salida de las situaciones de violencia en que se ven forzadas a vivir.

Estamos ante una coyuntura de violencia machista sin precedentes, en la que entendemos que la sociedad debe exigir a la clase política, y por extensión a las instituciones, una protección efectiva y digna para todas las mujeres.

Asociaciones de Mujeres y Colectivos Sociales de Bizkaia:
Argilan, Argitan (Centro Asesor de la Mujer de Barakaldo), Asamblea Abierta en Defensa de las Prestaciones Sociales, Asociación de Trabajadoras de Hogar de Bizkaia, Baietz Basauri!, Berri-Otxoak (Barakaldo), Brujas y Diversas, Danok Lan (Galdakao), Elkartzen, Mujeres del Mundo, Posada de los Abrazos y SOS Racismo.

Etiquetas: