Protesta frente al ayuntamiento de Barakaldo por el «derecho a techo»

Solapas principales

Momento de la protestaSe ha instalado un belén viviente en denuncia de los recortes que padecen las 30 personas que duermen en las calles de Barakaldo y el consistorio no pone medios para solucionarlo.  Iniciativa en exigencia de una solución permanente que acabe con la situación de sin hogarismo en Barakaldo.  Hay que tener en cuenta que el albergue municipal atiende a menos de la mitad de las personas sin hogar de la localidad y sólo permite estar una semana cada tres meses.

Por último, cabe recordar que en los dos últimos años han muerto tres personas en las calles de Barakaldo. La última un varón de 30 años, que falleció en abril de este año.

Nota de prensa

Un belén viviente denuncia que el Ayuntamiento de Barakaldo deja durmiendo en la calle a 30 personas sin hogar.

  • La plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak responsabiliza a la institución municipal en caso de nuevas muertes de personas sin hogar
  • En los dos últimos años han muerto tres en Barakaldo. El último, un varón de 30 años, en abril
  • La plataforma una solución permanente y que no se discrimine a unos sinhogar respecto a otros
  • El albergue actual atiende a menos de la mitad e las personas sin hogar localizadas y sólo per-mite estar una semana cada tres meses
  • Berri-Otxoak exige una solución permanente que acabe con el sinhogarismo en Barakaldo

Un belén viviente, con la virgen, San José y el niño, y una persona durmiendo en la calle, ha de-nunciado en pleno centro de Barakaldo que el Ayuntamiento sigue sin poner una solución para las al menos 30 personas sin hogar que pasan la noche a la intemperie, con riesgo de muerte, como ya ha sucedido en tres ocasiones en los dos últimos años en la localidad.

La acción de protesta ha sido realizada por la plataforma contra la exclusión y por los derechos sociales Berri Otxoak, que ha destacado que si se diera la circunstancia de una pareja como la de María y José, tendrían que dormir en la calle en Barakaldo porque el albergue municipal no ofrece plazas suficientes y además excluye a las personas según su origen y porque el Ayuntamiento no les permite em-padronarse.

Para la movilización, Berri Otxoak ha elegido Herriko Plaza, frente al edificio consistorial, en donde ha situado a los personajes de Navidad, junto a un árbol y la tradicional estrella. Entre ellos ha permanecido una persona dentro de un saco de dormir, como las decenas que al raso o en cajeros au tomáticos duermen actualmente en Barakaldo, según los datos oficiales del Gobierno Vasco.

Los organizadores han explicado que la acción, en plenas fechas navideñas, se produce también por el empeoramiento de las condiciones meteorológicas. En las últimas semanas, los ciudadanos que no tienen dónde vivir han sufrido en plena calle tanto lluvias intensas como vientos de más de 80 kilómetros por hora, y temperaturas que ya han llegado a caer hasta los 3 grados centígrados.

La plataforma contra la exclusión social ha destacado que “esta situación ocurre ante la inacción del equipo de Gobierno local, formado por PNV y PSE, que se sigue negando a ampliar y mejorar las condiciones del albergue”.

Al respecto, Berri Otxoak ha recordado que en el albergue existente en Lasesarre ni siquiera se atiende a la mitad de las personas sin hogar en Barakaldo. En concreto, hay 28 plazas, mientras un re-cuento oficial del Gobierno Vasco señala que al menos quedan 30 sintecho en las calles. Son datos del ‘IV estudio sobre la situación de las personas en situación de exclusión residencial grave en la Comu-nidad Autónoma del País Vasco’, que suponen multiplicar por dos la cifra de dos años antes. Además, organizaciones caritativas barakaldesas elevan el número a 36.

En este sentido, el colectivo ha calificado de “ridículo e insultante” que el Ayuntamiento haya rea-lizado una ampliación de sólo seis plazas y sólo para el invierno, no para todo el año.

La insuficiencia y recortes de los servicios sociales para las personas sin hogar están detrás de las muertes que se están produciendo en Barakaldo y sólo en los dos últimos años ya son tres”, ha insistido el grupo.

En abril de este año 2019 murió un varón de 30 años; en noviembre de 2018 fue localizado el cuerpo sin vida de otro hombre en un cajero de la avenida de la Libertad, y en septiembre de 2017 se encontró el cadáver de un joven de 35 años también en unas instalaciones bancarias donde pernoctaba.

Con estos antecedentes, la plataforma contra la exclusión y por los derechos sociales Berri Otxoak ha advertido de que “el Consistorio será culpable si, como en inviernos pasados, fallece alguna de la treintena de personas sin hogar porque el albergue municipal no ofrece plazas suficientes. Hay responsabilidades políticas por estas muertes e incluso puede haber consecuencias penales porque el Ayuntamiento, pese a conocer la situación, no actúa para prevenir la pérdida de vidas humanas, como es su obligación”.

Además, el colectivo considera “racista y xenófoba” la modificación de las condiciones para acceder al albergue porque “discrimina a las personas según su ‘arraigo’ o no a Barakaldo, de tal modo que quienes no puedan demostrar su vinculación a la localidad sólo pueden dormir a cubierto siete días cada tres meses y después son echados a la calle”.

La plataforma contra la exclusión y por los derechos sociales exige por ello que “se actúe de manera urgente para garantizar que ninguna persona sin hogar, sea cual sea su raza o nacionalidad, duerma en la calle ni un solo día”.

En este sentido, pide la ampliación del albergue hasta acoger a todos los ciudadanos que pernoctan a la intemperie, reclama una rectificación de la norma que discrimina a los foráneos y demanda una modificación del reglamento que sólo permite a las personas sin hogar a permanecer refugiadas en Lasesarre una semana cada tres meses.

Del mismo modo, Berri Otxoak advierte de que el Ayuntamiento está incumpliendo la ley al negarse a empadronar a las personas sin hogar. “El acceso al empadronamiento es un derecho al que no se puede privar a ninguna persona”, advierte la plataforma, que recuerda que sólo si se está inscrito en el padrón municipal se pueden solicitar y recibir ayudas y atención social públicas.

Berri Otxoak surgió hace 27 años, en 1992, y en sus tres décadas de existencia ha destacado por sus movilizaciones por el derecho a una vivienda digna, contra la especulación y los desahucios, y contra los recortes, la precariedad y la pobreza. El colectivo mantiene además desde el 17 de noviembre de 1997 una oficina de información sobre ayudas sociales, por la que han pasado más de 12.000 familias.

Barakaldo, 16 de diciembre de 2019.

Etiquetas: