Nace el primer sindicato de trabajadoras del hogar

Solapas principales

fotografía15-M RONDA. En pocas palabras.- Hay más de 630.000 personas dedicadas al empleo del hogar, casi el 4% de la población activa. Más de 1 de cada 3 trabajadoras del hogar viven en hogares que están por debajo del umbral de la pobreza.

Comparadas con el resto de la población asalariada, duplican los retrasos en el pago del alquiler o la hipoteca. Las personas trabajadoras del hogar que, a día de hoy, no están registradas en la Seguridad Social y, por tanto, no cotizan ninguna de las horas trabajadas alcanzan ya las 163.925. Lo que limita sus derechos a presente y a futuro. Se trata de un sector económico que, de estar legalmente remunerado, equivaldría al 2,8% del PIB. A pesar de que, sin él, el resto de la economía se vería perjudicada, se ve condenado a la infravaloración y la informalidad, según Oxfam Intermón.

Además, la Organización Internacional del Trabajo estima que el 30 % de las trabajadoras del hogar en el estado español y francés forman parte de la economía sumergida. Por tanto, la realidad de dichas trabajadoras no está recogida en las estadísticas oficiales.

fotografíaSi desgranamos la situación de las empleadas internas, lo que sufren no es de pocas horas trabajadas, sino de todo lo contrario: la media semanal de horas efectivas de trabajo es de 60,92 horas, siendo dramático el caso de un 16,5% que trabaja más de 70 horas y de un 4,5% que supera las 90 a la semana.

La segregación ocupacional, normas sociales que infravaloran el empleo femenino y la brecha salarial de género, están detrás de que las mujeres tengan el doble de posibilidades que los hombres de tener un salario bajo o de que 7 de cada 10 salarios mínimos vaya a manos de una mujer, según Oxfam Intermón.

No hay peros, la precariedad laboral tiene rostro de mujer. Un ejemplo, Paqui tiene 55 años, y vive en Sevilla con su pareja y dos hijos. Empezó a trabajar en el empleo del hogar y de cuidados con 14 años, y no ha parado desde entonces. Ha trabajado en casas particulares, residencias de personas mayores, centros de día o con empresas de ayuda a domicilio. Lleva unos 35 años trabajando, pero solo ha cotizado 3 años y 8 meses. Explica que muchas veces los empleadores decían que estaba dada de alta pero no lo estaba, o trabajaba 10 horas pero solo cotizaba 2. En ese momento, “yo no sabía nada de qué era la Seguridad Social, ni de mis derechos”.

Queremos estar sentadas en las mesas donde se negocian nuestros derechos y negociarlos nosotras”, “Estamos cansadas de que hablen por nosotras”, resume Rafaela Pimentel, una de las tres mujeres que han registrado el primer Sindicato de Trabajadoras del Hogar  y los Cuidados.

Sus objetivos son la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, esto es, pasar a formar parte del régimen general de la Seguridad Social, que aún las considera en régimen especial, las inhibe de tener derecho a paro y permite a sus empleadores, a través de la figura del desistimiento, despedirlas de un día para otro sin contar con una cobertura social.

Su segundo objetivo es que se les aplique el Estatuto del Trabajador y la Ley de prevención de riesgos laborales. También reivindican la derogación de la Ley de Extranjería, “que sitúa a las trabajadoras migrantes en una situación de vulnerabilidad frente a la explotación”.

Las empleadas de hogar exigimos al gobierno español que ratifique el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), muy importante para el reconocimiento de nuestros derechos como trabajadoras”. Alemania, Bélgica, Italia o Portugal ya han ratificado el Convenio 189 de la OIT sobre derechos de los trabajadores y trabajadoras del hogar.

viñetaEl subsidio extraordinario para empleadas de hogar aprobado el 31 de marzo de 2020, en plena pandemia, como medida de protección es un paso importante pero solo un parche si no hay consolidación del derecho”.

La aprobación definitiva de los Presupuestos Generales de 2018 del Estado acarreó la aprobación de la enmienda 6777, propuesta por el PP, apoyada por los grupos conservadores y acatada por el PSOE, que posterga hasta 2024 la equiparación de derechos de empleadas de hogar con el régimen general de la seguridad social. Sin embargo, el acuerdo PSOE-Podemos sobre la plena incorporación del Sistema de Seguridad Social de Hogar en el Régimen General que se habían comprometido a no dilatar más allá de 2021 se produciría ahora “a lo largo de la legislatura”.

Aumentar la responsabilidad del Estado en el trabajo de cuidados conllevaría mejores condiciones laborales para las mujeres y sería una lucha efectiva contra la economía sumergida.

Etiquetas: