Hartazgo de patriarcado, violencia, políticos y corralitos, esperanzadas en el fortísimo movimiento feminista actual

Solapas principales

Segundo crónica desde Buenos AiresComienza un nuevo día con nuestros cuerpos y mentes descansadas tras el sueño reparador y en la acogedora casa de Fabio y Claudia un aroma a café nos llama a la mesa para arrancar el día.

Ese mediodía comimos con las compañeras de Sembrando Rebeldias pero primero había que localizar un espacio donde la señal wifi nos facilite la conexión para acercar las vivencias de ayer al otro lado del océano. Fabio se va con los pibes al campeonato de fútbol y nosotras comenzamos el peregrinaje de colectivos que marcará los horarios y las anécdotas del día.

Marilina localiza el recorrido y Bibi se encarga de vaciar la tarjeta Sube cada vez que toman un colectivo, porque el transporte público no es precisamente barato.

Llegamos a Barracas donde nos esperan Tefi, Ruth, Paula e Ivana nos comparten la preocupación sobre la economía del país y la casi seguridad de la imposición del Cepo por parte del gobierno. ¿El cepo? Sí, el cepo que parece ser la antesala del corralito, y que se trata de que se estipule una cantidad de pesos sobre la cual no se podrá retirar, es decir, que aunque tengas dinero en “el cerdito” del banco sólo puedes hacer uso de la cantidad que marquen. La situación de revuelta partidista del país parece estar clara con el gobierno de Macri que está llevando a la pobreza a las argentinas, y donde tampoco Cristina Kirchner resulta una opción satisfactoria, siendo la opción del “mal menor”.

A la mañana siguiente nos volvimos a levantar con el olor a café que Claudia nos preparó, pero con noticias más oscuras que el propio café. El precio del dólar había aumentado de 45 pesos argentinos a 65 pesos en menos de un mes. El país vuelve a tener el mismo miedo que tuvo en 2001 cuando el corralito le robó el dinero de sus cuentas bancarias para pagar una deuda en la que los gobernantes se metieron. Otra vez el FMI vuelve a imponer sus normas sobre una república bananera que no consigue solidificar un mercado local.

Charlando con las compañeras de Pañuelos en Rebeldía nos contaron que, con toda la situación de caos que ha provocado (entre otras cosas) el gobierno macrista, las manifestaciones en la capital del país son cada vez más frecuentes y la represión es cada vez mayor. Ruth nos contó que en una encerrona de la policía en la boca del metro, ella se clavó un hierro en el pie y estuvo coja dos semanas. En esa misma manifestación, entre otras cosas, la policía tiraba bolas de gases lacrimógenos desde las terrazas. La cifra de asesinadas por la represión policial en manifestaciones es de 19 personas.

Lo que parece que enciende la ilusión es el próximo Encuentro Plurinacional de Mujeres al que este año acudirán las compañeras de Pañuelos en Rebeldía, y el cual parece que será más multitudinario que los anteriores al celebrarse en La Plata, ciudad cercana a la capital. Sobre el Encuentro planea todavía el debate de la Plurinacionalidad y se avecinan nuevos debates que ya están en boca de todas como la inclusión de las compañeras transgénero en el Encuentro o la prostitución, profundizar en estos debates se hace necesario en todos los territorios.

Por la tarde visitamos a la compañera Dany del colectivo artístico Sin Patrón, quienes fotografían cuerpos desnudos de mujeres e imprimen las imágenes en tamaño real para pegarlos en las calles con el objetivo de visibilizar los cuerpos desnudos de mujeres no hegemónicas, contrariamente a los cuerpos desnudos sexualizados que vemos todo el tiempo en los paneles publicitarios de las calles.

Dany nos contó un poco cómo surge la fuerza del movimiento feminista en Argentina. El primer "Ni una menos" surgió de forma espontánea organizado vía redes sociales. Fue después de una semana en la que hubieran tres casos de asesinatos muy sangrientos a niñas en el país y como respuesta las mujeres no pudieron aguantar más. A partir de esa primera toma de contacto multitudinaria, las mujeres argentinas se dieron cuenta que son muchas las que estaban hartas del patriarcado y se empezaron a organizar hasta consolidar el fortísimo movimiento feminista actual.

La situación política, económica y social empeora a cada momento en Argentina. Nos dicen constantemente que hemos llegado en el peor momento y lo único que parece ilusionar a la gente es la posibilidad del cambio de gobierno. Paralelamente, el movimiento feminista es fuerte y amplio y las mujeres de capital están expectantes y con ilusión del próximo encuentro plurinacional en La Plata.

Más allá de todos los males (que no son pocos), a nosotras nos siguen recibiendo con amor, sonrisas y mates en cada lugar a donde vamos. Las argentinas, como bien nos han dicho, ya están acostumbradas a nadar en el lodo.

Galería de imágenes, haz clic sobre la imágen: 
Segundo crónica desde Buenos Aires
Segundo crónica desde Buenos Aires
Segundo crónica desde Buenos Aires

Etiquetas: