30 personas malviven en las calles de Barakaldo

Solapas principales

Foto ArchivoLa plataforma contra la exclusión social responsabiliza al Ayuntamiento si se producen nuevas muertes como las tres registradas en los dos últimos años. El último fallecido fue un varón de 30 años, en abril de 2019. La plataforma exige una solución permanente y que no discrimine a unos sinhogar respecto a otros. El albergue actual atiende a menos de la mitad de las personas sin hogar “residentes” en el municipio y sólo permite estar una semana cada tres meses.

La plataforma contra la exclusión y por los derechos sociales Berri-Otxoak ha expresado su “extrema preocupación” por la situación en la que se encuentra la treintena de personas que, de acuerdo al último recuento oficial, sigue durmiendo en las calles de Barakaldo, en donde el albergue para personas sin hogar se encuentra desbordado y no hay proyecto para solucionar la actual falta de plazas.

La advertencia se produce ante el recrudecimiento del tiempo invernal, con temperaturas que ya están por debajo de los 10 grados centígrados desde este fin de semana, con mínimas que se han situado en 5ºC en las primeras horas de este miércoles 22 de enero. La previsión meteorológica habla además de precipitaciones, lo que agravará la situación.

Berri-Otxoak ha destacado que en este mismo mes de enero han fallecido en nuestra comunidad 2 personas sin hogar en cajeros de sucursales bancarias. En concreto, el viernes 3 de enero se trataba de un varón de 60 años, que pernoctaba a las puertas de un cajero en el barrio de Gros en Donostia.

A sumar el fallecimiento de la persona sin hogar de 49 años que fue encontrada muerta este pasado domingo 12 de enero en el interior de un cajero de la calle Fray Juan de Zumarraga de Durango.

Ante el agravamiento de las condiciones meteorológicas y la situación de precariedad y pobreza. Al respecto, el colectivo social ha urgido a “adoptar medidas urgentes y definitivas para garantizar la vida y el bienestar de las personas que viven a la intemperie”.

En este sentido, el colectivo social barakaldés ha denunciado que “el Ayuntamiento no actúa para solucionar esta situación, que ha causado la muerte de tres personas en los dos últimos dos años en el municipio”.

Hay que tener en cuenta que en abril del 2019 murió un varón de 30 años; en noviembre de 2018 fue localizado el cuerpo sin vida de otro hombre en un cajero de la avenida de la Libertad; y en septiembre de 2017 se encontró el cadáver de un joven de 35 años también en unas instalaciones bancarias donde pernoctaba.

El albergue existente en Lasesarre ni siquiera atiende a la mitad de las personas sin hogar en Barakaldo. En concreto, hay 28 plazas, mientras un recuento oficial del Gobierno Vasco señala que al menos quedan 30 sintecho en las calles. Son datos del ‘IV estudio sobre la situación de las personas en situación de exclusión residencial grave en la Comunidad Autónoma del País Vasco’, que suponen multiplicar por dos la cifra de dos años antes. Además, organizaciones caritativas barakaldesas elevan el número a 36”, se recuerda desde la plataforma Berri-Otxoak.

La insuficiencia y recortes en los servicios sociales para las personas sin hogar están detrás de las muertes que se están produciendo en Barakaldo”. Hay “responsabilidades políticas por estas muertes e incluso puede haber consecuencias penales porque el Ayuntamiento, pese a conocer la situación, no actúa para prevenir la pérdida de vidas humanas, como es su obligación”, ha afirmado la asociación social.

El colectivo considera “raquítica” la ampliación en seis plazas del albergue decidida por el Ayuntamiento por sólo un trimestre porque “sigue dejando abandonada a su suerte a una veintena larga de personas sinhogar que duermen al raso en la localidad”.

La asociación contra la pobreza denuncia, además, como “incoherente” la modificación de las condiciones para acceder al albergue porque “discrimina a las personas según su ‘arraigo’ o no a Barakaldo”. Además, de no especificar cómo se acreditará este arraigo.

Muchas veces a las personas sin hogar les es dificultoso poder acreditar esta vinculación a la localidad, aun siendo personas nacidas o que llevan meses o años sobreviviendo en las calles de Barakaldo”. Pero les es imposible acreditar un padrón que han perdido por vivir en la calle o no permitir su entrada desde las trabas que pone el propio equipo de gobierno para su acceso al empadronamiento. “De tal modo que en última instancia las personas sin hogar del municipio sólo pueden dormir a cubierto siete días cada tres meses y después son echados a la calle”.

La plataforma contra la exclusión social advierte de que el Ayuntamiento está incumpliendo sistemáticamente la ley al negar el padrón a las personas sin hogar. “El empadronamiento es un derecho del que no se puede privar a ninguna persona”, advierte la asociación, que recuerda que sólo si se está inscrito en el padrón municipal se pueden solicitar y recibir atención social pública.

Ante estos hechos, la plataforma contra la exclusión y por los derechos sociales Berri-Otxoak exige al Ayuntamiento que “actúe de manera urgente para garantizar que ninguna persona sin hogar duerma en la calle ni un solo día más”. Al respecto, el colectivo exige ampliar el albergue hasta acoger a todas las personas que pernoctan estos días a la intemperie. “Existen recursos en Barakaldo para dar cobijo a las personas sin hogar. Por poner un simple ejemplo, el albergue de peregrinos de Gorostiza, utilizado únicamente en verano”.

Por último, reclama una rectificación de la norma y demanda una modificación del reglamento que sólo permite a las personas sin hogar a permanecer refugiadas en Lasesarre una semana cada tres meses.

Barakaldo, 22 de enero de 2020.

Etiquetas: