¿Reto demográfico o reto democrático?

Solapas principales

fotografíaPel furaquín del tiestu.- Hace unos días el Comisionado del Reto Demográfico por Asturies, Jaime Izquierdo, me expulsaba de la página que gestiona -La casa de mi padre- después de increparme -según definición del DRAE- en privado a través de la misma red social, por intentar poner encima de la mesa con educación y proporcionalidad que, en definitiva, no podemos poner al zorro a cuidar del gallinero: nada nuevo.

Intentaba explicar antes de que me echaran que aquellos que, como él y como Paco Boya, actual Secretario General del Reto Demográfico y ex-senador entre otras cosas, llevan dentro de la estructura socialista años (asesorías ministeriales, cargos de libre designación varios…) siendo conniventes, según mi opinión, desde el punto de vista organizativo o discursivo con las políticas agrarias, energéticas, laborales, ambientales, sociales, educativas, sanitarias, de seguridad alimentaria…, no pueden ni deben ser los que nos inicien el camino como supuestos expertos de una ruralidad supremacista y única, con discursos proyectistas atomizados para, según ellos, cambiar la situación sobrevenida ¿Por qué?

Yo creo que es sencillo de entender: esta situación -sobrevenida, dicen y que tanto afecta directamente a nuestros pueblos- ha sido ordenada y legislada por ellos y ellas mismas y sus compañeros y compañeras de pupitre con oscuridad y premeditación, por mucho que quieran apelar a la conciencia práctica que ya desmantelaba Castelao en el primer tercio del siglo pasado o Felipe Alaiz en su libro sobre el practicismo desde las orillas del Cinca, también hace casi cien años. Es decir, no hay coherencia política, ¿o sí que la hay y es más grave entonces por el gatopardismo que esto supone?

El alto funcionariado -así se autodenominan- de chiringuito está cómodo dentro de la estructura sistémica porque tiene intereses de clase o de grupo, personales, es evidente: de poder o de ego, un proyecto político excluyente, de disfrute gastronómico km0 o hedonismo expedicionario que, arropados por un grupo de palmeros -algunos y algunas de ellas técnicos de las redes clientelares- crean el paradigma ideal para que se justifique popularmente un discurso neoliberal continuista encubierto ¡Y hablan de soberanía alimentaria y energética! En definitiva, pueden tener un proyecto político propio, pero creo que es como decía, excluyente y sectario.

No nos dejemos engañar, estas motivaciones que están dentro del marco que la propia ley ampara, no son éticas ni defendibles políticamente para algunos y algunas de nosotras, de ahí el marco argumental que intentamos desarrollar, con todo el rigor y el respeto que sabemos y nos permite -aunque nos quiera callados y calladas, no lo vamos a estar- como decía el propio Jaime Izquierdo en su obra, La gestión creativa del cabreo.

La falta de cultura democrática de estos altos funcionarios nombrados a dedo -libre designación, perdón- al no permitirnos opinar en sus foros –ni en los públicos- sobre el marco global político y legislativo que regula las relaciones humanas y el tejido productivo en nuestros pueblos, así como de las redes clientelares caciquiles que las mantienen y que dificultan la salida de proyectos interesantes y realmente libres que no están dentro de su afán regulador radical y excluyente, nos hace pensar que más que un reto demográfico necesitan un reto democrático urgente, que les obligue a estar fuera de los círculos endogámicos en los que se mueven, salir del ombliguismo tecnócrata podríamos decir y, ser escuchados y refutados fuera de su círculo de amistades técnicas.

La parte discursiva y política -que es la importante y en la que debemos de poner energía más allá de las discusiones personalistas y de las que intentamos escapar pero sin eludir responsabilidades-, nos hace ver que estamos bastante lejos cuando, por ejemplo y no hace muchos días, se colgaba por parte del Comisionado en esa misma página un vídeo publicitario sobre la historia de la Central Lechera Asturiana como algo positivo para la cultura campesina; esta organización empresarial -aunque tenga forma jurídica cooperativa a nadie engaña- que está bastante lejos del modelo en el que pensamos algunos y algunas que vivimos fuera de placeres ministeriales, de los suntuosos tapices dorados de los palacios de anchos paseos y avenidas ovetenses, madrileñas y bruselianas, pero que también llevamos años trabajando por una construcción igualitaria -no solo tú, amigo Jaime-, casualmente fue multada hace poco por la CNMC (como Cartel de la Leche) y liberada en resolución segunda motivada por un recurso de Nestlé -acabáramos- por una cuestión estrictamente formal: es decir, está en el ajo, pactando el precio entre diferentes empresas de distribución y transformación durante años, arruinando al campesino más si cabe, ¿éste es el modelo que ofrecemos desde las instituciones?

Vamos al hilo inicial de la discusión con el comisionado y con el que no veían relación alguna en el foro sobre cultura campesina “La casa de mi padre” ¿Qué piensan los señores sobre los tratados de libre comercio que el PSOE y otros partidos firman en la oscuridad? ¿Y de la Carta de la Energía? ¿Qué supone esto para nuestros pueblos? ¿Qué supone el reciente regalo a las grandes transnacionales de los fondos del Next Generation UE? Explíquenselo a la gente, por favor ¿Por qué negocian los tratados en el más puro de los secretismos sus compañeros y compañeras de partido escapando hasta a los debates parlamentarios? Ahora me dirán que no son del partido, como la ministra Margarita ¿No serán por casualidad aquellos mismos que firman sus nombramientos? Esto último sería un escándalo, ¿no? Seguro que no es así ¿O será que son todo uno?

cartel

¿Sobre la legislación laboral y las lonjas con dinámicas especulativas qué nos dicen? ¿Y de la duplicidad público-privada del sistema sanitario y educativo que tanto nos afecta? Contéstennos, por favor, dígannos que les parece lo que firman sus compañeros de pupitre y de partido y que tanto dificulta los proyectos –nos convierte la vida en un reto- y el existir de aquellos que, en los pueblos y no como ustedes, estamos fuera del organigrama de boato institucional, que trabajamos con nuestras manos y cabeza fuera del engorroso mundo de las redes de influencia política ¿Puede explicarnos por qué el PSOE no aprobó hace unas semanas -junto con PP y liberales- las enmiendas que recogían el articulado del Pacto Verde Europeo para la agricultura y ganadería a pesar de ser medidas simplemente Greenwashing? ¿Pueden explicarnos a todos y todas qué consecuencias trae esto? Claro, es que no tiene nada que ver con lo que sucede en su pueblo-prototipo Moal, es verdad, por eso me expulsa.

Vaya todo mi respeto, admiración y ánimo de corazón, a los vecinos de Moal, que nada tienen que ver en esto.

Apelan también los del reto demográfico a nuestro pesimismo como eje de un discurso para ellos y ellas disruptor; qué alegría poder argumentar libremente por no deber nombramientos.

Siguiendo una vez más a Daniel R. Castelao y haciendo gala de un realismo libertador así como pasando por encima del marco de la psicología positiva o del concepto de resiliencia que el Sr. Paco Boya nombraba como herramienta de poder una vez más hace unas semanas en la prensa -nos quieren jodidos pero contentos, esto encubre el concepto de resiliencia y de psicología positiva en este perfil, hablemos de esto también-, decirle que tenemos una vida plena en nuestros pueblos a pesar de caciquismos y sectarismos, que tenemos hijos e hijas que se merecen una libertad global, estar fuera del paternalismo institucional y empresarial, de la connivencia con los poderes establecidos años ha, porque esto último tiene unas consecuencias graves en nuestra vida y en nuestros lugares.

En una noticia del Diario del Altoaragón de las últimas semanas como decía, Paco Boya nos anuncia que abrirán un corredor natural -socialista, así que absténgase ajenos al régimen- de innovación rural (Aran, Lleida, Pallars, Ribagorza, Sobrabre…), con el que quieren apoyar a las pequeñas empresas pero también a las grandes.

Ya lo están haciendo y es donde cobra valor el argumentario que estoy intentando exponer y que, el Sr. Comisionado, no estaba por la labor de permitirme desarrollar en su página. Está en su derecho, en la casa de uno si se quiere usar el totalitarismo…

Aquí donde vivo y trabajo precisamente, en el Altoaragón, las decenas de empresas de cría de ganado intensivo estimuladas institucionalmente -también por algún ayuntamiento “del cambio”- con grandes mataderos y grandes empresas de suministro de insumos, infraestructura pública para la llegada del cereal y leguminosas transgénicas envenenadas del otro lado del mundo, líneas de subvención específicas, dificultades para la comercialización a los pequeños productores y pequeño comercio, asesorías empresariales inversionistas a través de las Cámaras de Comercio… y la Diputación Provincial de Huesca (DPH) y Miguel Gracia con su tejido asociativo clientelar correspondiente y con sus acólitos en el gobierno aragonés, nos trae una dinámica de monopolio en la producción agroindustrial y de contaminación integral que tardaremos años en superar, así como una conflictividad social y precariedad laboral, rematada con un sector turístico que nos condena definitivamente al caos más absoluto desde el punto de vista laboral, productivo y ambiental, sobre todo para las personas más vulneradas por estas mismas estructuras de poder y de concentración de riqueza.imagen

No hablemos de reparto de la riqueza -no es necesario, claro-, de pensiones en el ámbito agrario y ganadero (y en todos), de especulación con la vivienda, de la estructura de estabilización de la pobreza que desarrollan eficientemente algunos servicios sociales, de la propiedad de la tierra -solo de concertarla, es más postmoderno-, de la ruptura de las dinámicas especulativas en lonja, de seguridad alimentaria o de la introducción de la agroecología real -más allá del folclorismo- en nuestro discurso. Hace unos días, el Sr. Javier Lambán ironizaba en los medios sobre la posibilidad de alimentar a la ciudad de Zaragoza con tomateras en las macetas, ridiculizando esta propuesta agroecológica de futuro y nadie lo corrigió. Sr. Boya que defendía la agroecología radicalmente en Moal, ¿Qué le parece? ¿Podrá participar Javier del corredor natural o se le sancionará?

Lo que está de moda, como siempre y en esto no hay nada nuevo tampoco, es crear en las instituciones estructuras de estética postmoderna renovada, montar un chiringuito socialdemócrata más y buscar un grupo de palmeros, para después tomar decisiones a posteriori en los grandes órganos de decisión que nos lleven justamente a lo contrario: gatopardismo, está todo inventado. Hacer como que todo cambia, para que nada lo haga ¿O es simplemente ingenuidad? El Gatopardo, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, ha sido una herramienta de inspiración a lo largo de estos años, para entender con naturalidad los procesos.

Otro ejemplo: en el pueblo desde el que escribo han desarrollado un proyecto de escuela de pastores –proyecto a priori bonito, identitario y necesario donde los haya- que no sabemos dónde acabará a nivel productivo, académico o de contenidos, ni pedagógico, ni laboral… ya que está todo por construir más allá del título regalado cariñosamente por nuestra Diputación junto con una parte de la dotación presupuestaria. Es éste un proyecto necesario sin duda, pero no por ello podemos dejar de explicar que surge fruto del tejido clientelar socialista de la Diputación que lo apoyó y lo que debiera ser norma, se convierte en folclore -responsabilidad social corporativa demagógica- productivo, al encontrarse grandes problemas para comercializar a precio justo el producto generado, llevar a cabo una dinámica productiva sostenible integralmente y generar puestos de trabajo de calidad entre otras cosas. Todos esos problemas son promovidos activamente por legislación autonómica, estatal e internacional construida por los mismos y amparada por la permisibilidad cómplice de los políticos de nuestros pueblos que practican la mendicidad en las instituciones superiores como mal menor ¿A qué jugamos? ¿Carta de Energía y soberanía energética en Moal? ¿Escuela de pastores y tratados de libre comercio? Yo creo que ahora ya se entiende, ¿no?

Para crear esta escuela además -igual que intuyo para sacar adelante el proyecto piloto de Moal- entiendo se le hayan tenido que rezar varios padrenuestros a Don Miguel Gracia y otros, ya que ha sido la Diputación Provincial de Huesca quién estimó el proyecto en ayuntamientos donde gobierna también la socialdemocracia. Casualidad. En la Comisión de despoblamiento de la Federación de Municipios y Comarcas, Miguel Gracia sustituye también a Paco Boya, Secretario General del Reto; queda todo en casa, por no extenderme más. Ya se va entendiendo el corredor natural y el motivo por el que quería opinar con esta orientación sobre la economía campesina, ¿no? Otra casualidad; a Paco Boya, lo sustituye en su cargo anterior Marcel Iglesias, sin más. El relevo está asegurado: leamos.

https://www.nevasport.com/noticias/art/28469/Los-que-se-van-a-forrar-con-la-ampliacion-de-Cerler/

Pues esto, como la leyenda de las fincas de de la Casa de Alba, de cabeza en cabeza se puede recorrer todo el estado y hacer corredores naturales a través de comisionados y otros palmeros del reto demográfico y de la socialdemocracia, hasta Tarifa e incluso Tetuán.

En definitiva, con que dejaran a las personas sacar adelante sus proyectos, sin un marco legislativo al servicio de los oscuros intereses de grandes corporaciones y prohombres empresarios de nuestros lugares, nos serviría. Nada más. No necesitábamos que crearan un escenario de catástrofe productiva y vital para, a posteriori, darnos lecciones ordenadas de lo que debemos de hacer disfrazándolo de aldeas integradas postmodernas, cuando las personas de los pueblos al igual que las de las ciudades lo saben, si no se nos aliena con discursos -éstos sí- disruptivos en lo vital.

Por último y para acabar puede ser que esté confundido y herido de muerte intelectual y políticamente, que la lectura de libros e informes de una línea poco seria me hayan influido muy negativamente, por lo que me va a permitir les haga solo una recomendación desde mi agonía militante; la única, ya que ustedes son los comisionados y los que resuelven los retos de todos y todas: en sus ponencias, la utilización de esta frase para abrir y cerrar, les quedará redonda y evitarán poco a poco que personas desviadas caminen el mundo e interrumpan sus foros omnisapientes de discusión:

Libros no los compres sin aconsejarte de personas cristianas, doctas y discretas. Podrías comprar una cosa inútil o perjudicial. ¡Cuántas veces creer llevar debajo del brazo un libro… y llevar una carga de basura!”, José María Escrivá de Balaguer, prohombre, como ustedes.

Etiquetas: