La ceguera intercultural de encarcelar a la Machi Francisca Linconao

Solapas principales

fotoLa cárcel enferma. Esta afirmación ya fue justificada hace años por Valverde cuando en su libro “La cárcel y sus consecuencias” alertó de los efectos  no sólo físicos sino somáticos y piscosociales del encarcelamiento[1]. El pasado 2 de agosto, además, pudimos comprobarlo en la visita[2] que realizamos al CPF de Temuco (Chile), donde se encuentra en prisión preventiva la autoridad tradicional mapuche, Machi Francisca Linconao[3]

En la visita nos impresionó y alertó el estado de salud de la Machi. Ella llegó con un gotero de suero en el brazo, arrastrando su tristeza y muy delgada (apenas 44 kilos). Salimos convencidas de cómo no sólo la cárcel está dañando su salud física, sino que el encierro, y el no poder acceder libremente a su territorio y a los espacios sagrados que allí existen, es lo que está enfermando su espíritu. Ella es una autoridad tradicional mapuche. Su trabajo “está en contacto con la tierra y al servicio de los demás con la finalidad de devolver la salud física, espiritual y guiar en el proceso de ser persona en el mundo mapuche”[4]. Desconocer esto es de una ceguera intercultural absoluta.

La medida cautelar aplicada, la prisión preventiva, debería ser de carácter excepcional, existiendo otras medidas adecuadas para la finalidad del proceso. Aplicar en su caso la prisión preventiva además de una condena pública, significa no reconocer ni respetar la diferencia, según el Convenio 169 de la OIT ratificado por Chile y de obligado cumplimiento.

El delito de la Machi Francisca ha sido denunciar la tala ilícita de las empresas madereras que están acabando con el bosque nativo y las plantas tradicionales con su sed de beneficios a costa de la propia naturaleza. Su delito es alzar la voz, velar por sus derechos y reclamar al estado por ello. Que una mujer se atreva a reivindicar los derechos de su pueblo es además una trasgresión al  rol que la sociedad nos sigue imponiendo a las mujeres de sumisión, el cual patriarcado castiga con dureza, como podemos comprobar.

La voluntad de la Machi es vivir en dignidad en su territorio ancestral, restablecer su equilibrio, y seguir ayudando a chilenos y mapuche a mejorar su salud. Podrán castigarla cruelmente con la prisión preventiva y con ello mermarle su salud física y espiritual pero lo que no lograrán es arrebatarle ni un ápice de su dignidad.

Notas

  • [1] Para más información: Valverde Molina, J. “La cárcel y sus consecuencias”. Ed. Popular, Madrid, 1997.
  • [2] El 2 de agosto del 2016 una delegación de observadoras de cárcel de LEASUR visitó en Temuco el CCP visitando al machi Celestino Córdova y al Lonko Víctor Marilao y el CPF, visitando a la machi Francisca Linconao.
  • [3] La machi se encuentra internada en el recinto penal, puesto que la Corte de Apelaciones de Temuco revocó por segunda vez en un mes el arresto domiciliario total que cumplía en su comunidad, ubicada en el sector de Rahue, comuna de Padre de las Casas IX Región, ordenando su prisión preventiva, por estimar que su libertad es peligrosa para la seguridad de la sociedad, en los términos del artículo 140 del Código Procesal Penal.
  • [4] Carta de la Machi Francisca Linconao a la presidenta. http://www.mapuexpress.org/?p=8239.

 

Etiquetas: