Inicitiva contra la malnutrición infantil en Barakaldo

Solapas principales

fotoEn defensa de los derechos sociales y los servicios municipales.

En la mañana de este lunes 6 de junio se ha realizado una movilización ante el Ayuntamiento de Barakaldo para denunciar la situación de malnutrición infantil que, según algunos estudios, padecen 300 menores del municipio.

Hay que tener en cuenta que en un informe realizado por el Ararteko se ponía de manifiesto un aumento de los menores con una dieta pobre o poco equilibrada en Euskadi. Situación en la que se encontrarían 16.000 menores de 15 años.
 
Esta iniciativa surge para exigir medidas reales que palien esta situación de subnutrición que afecta a decenas de menores y sus  familias.
 
Lo cual pasa por ampliar las partidas presupuestarias destinadas a las “Ayudas Económicas Municipales”. El equipo de gobierno plantea en su borrador de presupuestos congelar la asignación para estas ayudas cuando se ha incrementado en un 15% las solicitudes; o el año pasado 261 familias se quedaron sin ayuda “por falta de presupuesto”.
 
También pasa por dar marcha atrás a la reducción de la asignación económica a percibir por las familias este año. En concreto, en un tercio la asignación económica para hacer frente al pago de alquileres o hipotecas; en un 17% para los gastos sanitarios no cubiertos por Osakidetza; y un 10% para las necesidades consideradas básicas: alimentación, vestuario, educación…
 
Murrizketarik EZ!!!
 
Hay que tener en cuenta que tras cerca de un año, y varias reuniones de la mesa interinstitucional creada para paliar esta realidad, las políticas acordadas han sido nulas. Ante la petición de proporcionar en las colonias urbanas el acceso a comedor en función de los recursos de las familias. Se decide no proporcionar este recurso; y, además, se restringe las plazas de inscripción. Quedándose 396 menores fuera de las mismas.
 
Cabe recordar que en su programa electoral, Amaia del Campo, recogía esta demanda. Sin embargo, un año más se imposibilita su puesta en marcha.

foto

COMUNICADO DE PRENSA

Según algunos estudios cerca de 300 menores de Barakaldo podrían padecer malnutrición.

Hace dos años el pleno del consistorio (con los votos del PNV) exigió la apertura de un recurso para dar respuesta a esta situación durante el verano; al estar cerrados los comedores escolares de los colegios.

Tras cerca de un año, y varias reuniones de la mesa interinstitucional creada para paliar esta realidad, las políticas acordadas han sido nulas.

Incumplimiento de promesa electoral. La actual alcaldesa, Amaia del Campo, en su programa recogía la apertura de un servicio de estas características. Pero un verano más se impide su puesta en marcha.

Ante la petición de proporcionar en las colonias urbanas el acceso a comedor en función de los recursos de las familias. Se decide restringir las plazas de inscripción. Quedándose 350 menores fuera de las mismas.

Por estos motivos se instalarán, este lunes 6 de junio, ante el consistorio una serie de pupitres, pizarras y sillas de estudio; en los cuales se colocarán cubiertos y platos vacíos como forma de visibilizar la situación que padecen los menores y cientos de sus familias en Barakaldo.

Pupitres y platos vacíos

Estudios realizados por entidades como el Ararteko-Defensor del Pueblo han mostrado la realidad de pobreza que viven miles de niñas y niños. Concretamente se cifra en cerca de 16.000 los menores de 15 años que tienen problemas de subnutrición en el País Vasco.

Realidad a la que no es ajena nuestra localidad. Así, 300 menores podrían tener problemas para acceder a una comida diaria y equilibrada. Situación que se ve agravada en verano coincidiendo con fin del curso y el cierre de los colegios y comedores escolares.

Por ello se viene exigiendo desde hace tiempo dar los pasos necesarios para poner a disposición de la infancia barakaldesa un servicio que garantice la alimentación adecuada durante las vacaciones estivales.

La no apertura de un recurso que dé respuesta a esta situación nuevamente conllevará que este verano decenas de niños y niñas tengan problemas para poder alimentarse de forma adecuada. Situación que pueden paliarse fácilmente ampliando las plazas, servicios y el periodo de apertura de las colonias urbanas; al igual que ocurre en municipios como Bilbao o Basauri.

fotoEn defensa de los derechos y los servicios sociales.

Por desgracia, habilitar un recurso que garantice la alimentación de la infancia no soluciona las dificultades que padecen buena parte de los vecinos y vecinas del municipio. Detrás de estos 300 menores existen familias y hogares con graves problemas para llegar a fin de mes.

Un avance significativo a este grave problemática pasa por ampliar las partidas presupuestarias destinadas a las “Ayudas Económicas Municipales”. Congeladas según el borrador de presupuestos elaborado por el equipo de gobierno. Decisión adoptada cuando han aumentado en un 15% las solicitudes; o cuando 261 familias no pudieron acerca una ayuda el pasado año “por falta de presupuesto”.

Además, de dar marcha atrás a esta política de recortes: el Departamento de Acción Social ha decidido reducir la asignación económica a percibir por las familias este año. En concreto, en un tercio la asignación económica para hacer frente al pago de alquileres o hipotecas; en un 17% para los gastos sanitarios no cubiertos por Osakidetza; y un 10% para las necesidades consideradas básicas: alimentación, vestuario, educación…

A la par que extender y reforzar los servicios sociales municipales. Esto conllevaría una mejora en la gestión y atender con celeridad las situaciones de emergencia social que se producen a diario en la localidad. Hay que tener en cuenta que en Barakaldo se tarda en abonar las prestaciones sociales más de 5 meses entre la solicitud de la cita, la tramitación, resolución del expediente y el abono de la misma.
 
BERRI-OTXOAK (Plataforma Contra la Exclusión Social y Por los Derechos Sociales)

Etiquetas: