Ecocrimen y ecocidio

Solapas principales

viñetaEn pocas palabras. Una tierra que agoniza

15-M RONDA.- El movimiento “Ecocidio en la Tierra” trabaja para modificar el Estatuto de Roma, documento fundacional del Tribunal Penal Internacional, para que éste tenga competencia en materia de crimen de “ecocidio”.

Por otro lado, un grupo de juristas ha elaborado dos propuestas de convenio llamadas “Ecocrimen” y “Ecocidio” que permitirían fortalecer y armonizar la prevención y la represión de los crímenes sobre el medio ambiente a escala planetaria. “El Ecocidio” se situaría entre los crímenes de mayor gravedad, al mismo nivel que los crímenes contra la humanidad.

Está teniendo lugar en París, desde el 30 de noviembre hasta el 11 de diciembre, la XXI Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que reúne a 195 países más la Unión Europea.

Uno de los objetivos más importantes de esta Conferencia es la reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2), pero si no se aborda los modelos de desarrollo económicos, las reglas del comercio internacional o el funcionamiento del sistema energético mundial, no será posible.

viñetaAsí, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático no tiene influencia en el sistema de libre comercio, creado por la Organiza-ción Mundial del Comercio, cuyas reglas prevalecen sobre la protección del clima.

El culto al crecimiento está arraigado en la mente de los políticos, sigue siendo un imperativo. Así, el Presidente francés Francois Hollande dijo: “Mi objetivo es la reducción de impuestos que es una forma de alcanzar un mayor crecimiento, ya que, si hay más consumo, si hay más confianza, habrá más crecimiento. Todo está ligado, pues, al crecimiento; el crecimiento también puede permitirnos reducir impuestos, y la reducción de impuestos, tener más crecimiento”.

El expresidente estadounidense George W. Bush resumió su credo en materia de medio ambiente con estas palabras: “El crecimiento económico no es el problema, es la solución”. Y “El estilo de vida estadounidense no es negociable”.

Cada vez prevalece más los intereses de las grandes multinacionales con su credo: el derecho del comer-cio siempre debe primar sobre la ambición social y medioambiental. Los dirigentes políticos ya están negociando en las sombras el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) que aspira a “garantizar un medio ambiente económico abierto,  y un acceso ilimitado y duradero a las materias primas”

Sólo 90 empresas son responsables de más del 63% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero producidas desde 1850.

Resulta inaceptable que, en la actualidad, individuos y empresas se enriquezcan gracias a actividades climáticas criminales.

Reducir nuestra huella de carbono no es una simple necesidad medioambiental, es la mayor labor de defensa de los derechos humanos de nuestra época, evitaríamos millones de personas desplazadas (la Organización de las Naciones Unidas prevé 250 millones para 2050) y de víctimas.

viñetaAntropoceno, es un término que fue acuñado en el año 2000 por el ganador del premio Nobel de química Paul Crutzen, quien considera que la influencia del comportamiento humano sobre la Tierra en los dos últimos siglos recientes ha sido significativa, y ha constituido una nueva era geológica.

El Antropoceno deberíamos más bien llamarlo “Capitaloceno”, un modelo de desarrollo industrial basado en los recursos fósiles ha estado desviando la trayectoria geológica de nuestro planeta a la vez que ha acentuado las desigualdades.

Una economía menos agresiva ofrece muchos más empleos. La agricultura ecológica, por ejemplo, requiere aproximadamente entre un 30% y un 40% más de trabajo que la agricultura industrial y química para producir las mismas cantidades de frutas, verduras, cereales, etc.

Corresponde a la ciudadanía, la mayoría de las veces eludiendo a los responsables políticos y rara vez con su apoyo, sublevarse contra las “lógicas” de este sistema capitalista: competitividad, crecimiento, con-sumismo y empleos indecentes, por una lógica cualitativa del “cuidar” (a las personas, la biosfera…) colocando la calidad de los bienes comunes sociales y ecológicos en el centro de las actividades humanas y políticas. No se puede dar respuestas al Cambio Climático sin abandonar el sistema capitalista actual.

viñetaviñetaviñeta

Etiquetas: