De Coia a Valmiñor

Solapas principales

Llegar a Vigo en el llamado tren rápido, es entrar en el absurdo de obras faraónicas nacidas para distribuir sobres entre las gentes del partido que gerencia la ciudad y las amistades y sus entornos. Para ahorrar veinte minutos (el tren convencional tarde dos horas desde Coruña a Vigo y el supuesto rapidísimo veinte minutos menos, pero a doble precio) se gastaron un dineral de recursos públicos, siempre lo mismo.

Una sale de la estación faraónica por los andenes con sensación de hormiguita, en un espacio vacío e inmenso. Subes la escalera mecánica, ves como te ojean los guardias privados de seguridad y sales al recibidor; allí una persona amiga, Juan, menos mal, un poquito de calor en tanto frio y vacío. Saliendo camino del parquing, a la intemperie, constatamos el absurdo que supone que, en Galiza, no se cubriera ese recorrido, expuesto como está a lluvias habituales. Es como un dato más del absurdo de la llamada Estación de Urzaiz, la nueva, la de la especulación urbanística, una más de Vigo.

Por el camino, se nos suma Rubén, un foto/video/periodista y activista del lugar; nos relata las ideas de construcción encima del parquing de una gran superficie de varias plantas. Menos mal que no llegaron los euros a tiempo y esta a medio hacer el proyecto inicial. Ya en la furgoneta de la comunidad dominica nos dirigimos a la Parro a Coia, allí nos espera Bea. Tras los saludos, cambiamos de coche y la carretera, por la costa, hacia Baiona. Al ratin estamos pasando por la playa de Samil, luego Nigrán, no paramos de ver las siluetas de las Islas Cies al fondo, de recordar la película de: "La praia do afogado". Rubén va comentando cada uno de los lugares por los que pasamos, su juventud en Nigrán, ya pegando a Baiona, la belleza de cada una de las playas por las que pasamos. Y tras casi 30 km, por una carretera llena de cruces y rotondas, con algún semáforo que otro, llegamos a SABARIS.

Sabaris esta dentro de la comarca de VALMIÑOR, en la que se encuentran las poblaciones de Nigrán, Gondomar y Baiona, con una población total de 51.000 personas empadronadas y que casi triplican en verano, en los meses de julio y agosto.

Sabaris, está justito al inicio del municipio de Baiona, y nos resulta relativamente fácil encontrar el Casino de Sabaris, donde nos espera una de las compañeras del Comando Ghichas, un grupo activo de esa amplia comarca de Valmiñor. Ellas son personas muy inquietas que conocieron a las baladrinas de la ODS de Coia, meses atrás, presentando la Guía de Recursos. Y fue un amor a primera vista.

Ahora la acogida tiene esa calidez que dan el cariño y los afectos. Como un ritual bien aprendido, subimos a la sala de baile del Casino, donde se desarrollará la actividad, allí vamos poniendo en semicírculo las sillas, después la pantalla, para provar el proyector y visionando el video "Moito Peixe Rompe a Rede ". De seguido la mesa de libros baladrinos y varios montones de Guías de recursos de Coia.

A la hora concertada comienza la actividad, las sillas del semicírculo estan todas ocupadas. Primero la bienvenida de las compas del Comando Ghichas y de seguido Bea se lanza con fluidez a explicar todito, primero su vinculo a la ODS, luego el origen de la lucha contra la colocación del Barco en la rotonda, la Asamblea de Coia… y todo bien arropado de sus vivencias, de los últimos seis años de lucha. Ella insiste en lo que le ha aportado estas vivencias, reitero una frase: “la lucha y estas relaciones me han abierto la puerta a otra Bea, la activista, la vecina solidaria, comprometida, con proyecto de vida, con afectos y cuidados – remata - encontré mi lugar en el mundo”... casi nada.

Tras las palabras de Bea, visualizamos la película de la lucha de Coia, y seguidamente comienzan las preguntas, las reflexiones y los compromisos. Se acuerda poner el cuerpo en la difusión de las actividades del fin de semana en Coia, con el encierro de la parro. Y sobre todo ver de asistir a la caminata, juntas, desde la Parro a los Juzgados, el martes 17 desde las 9:30 horas. Igualmente quedan en difundir la próxima charla, del jueves, 12, en Nigrán, el pueblo cercano a Baiona, y pegadito a Vigo.

Pasadas casi dos horas del inicio de la charla, damos por terminado el acto y nos hacemos una infusión en el Bar del casino, en la planta de abajo. Allí intercambiamos correos y teléfonos, quedamos en nuevos enredos y felicitamos a Bea y a las Ghichas por la actividad tan interesante que hemos compartido. Se quedan con Guías de Coia, para distribuir en la comarca y nos despedimos hasta el martes, como muy tarde, marchando juntas al juzgado de Vigo.

De nuevo en el coche, volvemos por la misma carretera, hasta llegar a la entrada de Vigo, donde nos desviamos por la citroen, para dejar a Rubén en su barrio y llegar a la Parro a las doce de la noche. Allí nos espera Juan, para atendernos con esa calidad humana que solo tienen algunas personas. Ya en la cama, nos dormimos pensando en las actividades del nuevo día; eso sera el miércoles 11, donde unas iremos a Ourense y otras a Redondela.

Etiquetas: