Crónica Escuela social en movimiento en Xixón

Solapas principales

fotoGijón, ciudad con sal y sin derechos

El pasado martes 22 de julio, un grupo de personas acompañó el paseo guiado por los símbolos del despilfarro en Gijón. La actividad se enmarcaba dentro de la Escuela de Movimientos Sociales "Siempre en paro, nunca paradas", promovida por la coordinación contra la precariedad y el empobrecimiento Baladre.

Empezando en el antiguo astillero Naval Xixón, se guió a propios y curiosos a lo largo de un recorrido por varios ejemplos del modelo desarrollista de la ciudad y sus consecuencias: el Muselón, el plan de Vías, los edificios-escaparate de Poniente o el Muro San Lorenzo... pasando por la privatización del centro de la ciudad.

El paseo terminó con una concentración delante de la Fábrica de Miseria Sin Solución, como protesta ante la otra cara del modelo del hormigón: la condena a la miseria a muchas personas sin recursos en el municipio. Además se confluía con la Asamblea de Información y Denuncia de las Políticas sociales municipales que viene concentrándose todos los martes desde el pasado mes de mayo. Lo que encontramos en el interior, se puede leer en: Mientras ellas se van de vacaciones....

Con esta acción queríamos motivar la reflexión sobre el fracaso de este modelo de ciudad, basada en el crecimiento y en el hormigón, sin importar las consecuencias que pueda tener en las personas.

Texto global del paseo y los que se leyeron en las paradas.

CIUDADES DE CEMETO, FUTURO DE POBREZA

La Asturies del 2014 es una sociedad construida sobre desigualdades sociales y territoriales. Una persona que viva en el oriente o el occidente del territorio, nunca tendrá las mismas facilidades para acceder a servicios básicos que alguien que resida en la zona central de Asturies.

El discurso actual de las élites económicas y políticas asturianas trata de convencernos de que el origen de la crisis está en la escasez de recursos.

Durante los últimos 20 años, y con el discurso victimista de la escasez de vías de comunicación con el resto del Estado, la mafia del cemento, consiguió convertir este territorio en un paraíso para las empresas del sector.

Las cifras invertidas en megaproyectos de imposible justificación, asustan: 2.391 millones de euros para la construcción de la Variante de Pajares, 624 millones para la ampliación del Musel, 147 millones para el desarrollo de la Zona de Actividades Logísticas de Asturias, 487 millones para la construcción del nuevo Hospital Central de Asturias, miles de millones para autovías...

Cantidades desorbitadas que, en el contexto de crisis actual, conforman la deuda económica de la que tanto oímos hablar. Y que sirve para justificar el tijeretazo a los derechos sociales conquistados mediante la lucha social, y la expropiación de la riqueza social conseguida gracias al trabajo de las generaciones anteriores.

Para el resto del tejido empresarial asturiano tampoco parece que hubiera escasez de recursos.

Las ayudas concedidas por la Administración asturiana o por el Gobierno central a través de los fondos mineros a las empresas desde el año 1990, superaron los 1200 millones de euros.

En un territorio donde la mitad de la población reside en Xixón y Uvieu, los problemas de salud están íntimamente ligados a las dinámicas de concentración urbana (Ciudad Astur), impulsadas por el capitalismo financiarizado en el que vivimos. A los daños físicos generados por la contaminación ambiental, hay que añadir los problemas de salud mental. Desde hace tiempo se sabe que vivir en grandes ciudades aumenta el riesgo de padecer ansiedad, depresión o esquizofrenia. Y los datos reflejan desde hace tiempo que Asturias es una de las regiones con mayor consumo de ansiolíticos, agravándose esta situación en las cuencas mineras del Nalón y del Caudal.

fotoEl recurso a los fármacos es cada vez más la única salida para los sectores más desprotegidos y más precarizados de la Asturies del siglo XXI. Para las 176.000 personas que viven en riesgo de pobreza o exclusión social, sobrevivir es una carrera de obstáculos que aumentan si necesitan solicitar el salario social o pedir una ayuda de emergencia social.

El derecho a vivir dignamente cada vez está más condicionado por el acceso a un empleo que no existe, y por la confusión entre el derecho a la hipoteca y el derecho a la vivienda.

Seguir defendiendo la necesidad de construir más viviendas mientras existen más de 72.000 vacías, es una aberración propia de un modelo social esquizofrénico.

Nuestra tarea debe ser generar nuevas formas de intervención en la calle que visibilicen las desigualdades que se nos ocultan y nuevas dinámicas que permitan defendernos del ataque a los derechos sociales que sufriremos en los próximos años. Cuando el empleo es sinónimo de precariedad, la insistencia de colectivos y organizaciones sindicales en reivindicar puestos de trabajo a cualquier precio es sencillamente, suicida. Es el momento de abrir el camino hacia la conquista de nuevos derechos. Hoy, más que nunca, el debate en Asturies en torno a la Renta Básica de las Iguales es imprescindible.

DIOSES DE HORMIGÓN... CON PIES DE BARRO

Empezamos la visita desde un mirador privilegiado al pasado, presente... y nadie sabe si futuro, de esta ciudad, reflejo de Asturies.

En primer lugar, el recuerdo de uno de los iconos del pasado industrial de este país. Naval Gijón. La “modernización” de lo que había sido siempre una tierra de manzanas y emigrantes se hizo a base de carbón y de acero. Tuvimos el honor de ser una de las atmósferas más contaminadas del Estado.

Para muchas fuera de Asturies es el recuerdo romántico de obreros embozados enfrentándose con la policía, quemando neumáticos. De personas que seguían luchando por el empleo que garantizaba la subsistencia a muchas familias, barrios enteros. De ejemplos de solidaridad cuando vienen mal dadas, de represión. También de un sindicalismo clásico, de hombres.

Hoy, después de décadas de reconversión, de la minería del carbón y de las industrias pesadas del metal, nos recuerda que en Asturies hay más de 25.000 personas prejubiladas. Dentro de poco, lxs asturianxs que llevan años emigrando porque aquí no encuentran empleo alcanzarán ese número, aunque digan que es leyenda urbana (y rural).

Estas pensiones y prejubilaciones sirven de colchón, no sabemos hasta cuándo, para muchas familias que dependen cada vez más de estos ingresos.

¿Y las que no los tienen?

A lo lejos se intuye otro de los mega-proyectos de nuestra visita: el 6º puerto del estado que también tiene el honor de ser el 2o más endeudado: de los más de 826 millones € del coste final, más de 247 son sobre-costes. Nadie sabe para qué era necesaria esta ampliación (cuando no aumentan los movimientos de mercancías) ni quién sale beneficiadas. Bueno, quizás a alguien les suenen las concesionarias: Dragados, FCC, Alvargonzález...

Necesitaríamos unos prismáticos para ver, más allá, las obras lentas de la ZALIA, una zona logística que, decían, iba a servir a este macropuerto... se acaban los flujos de capital, y ahora no es más que una explanada estéril, y un motivo de discusión de los partidos del gobierno...

Y cómo no, una regasificadora al ladito de uno de los barrios más poblados de Gijón: todavía están esperando los permisos, pero ya la tienen montada, por si acaso...

Aquí enfrente, si se fijan un poco más allá de la comisaría de la Policía Nacional... sobre lo que era una zona industrial, ahora tenemos unos bonitos edificios inteligentes. Todo el mundo sabe que el progreso es tener unas persianas que no necesiten al ser humano para subir y bajar. Además, ofrecen un poco de techo a los lados, para los que no tienen techo.

Miremos ahora para otro lado: otro erial de vías muertas que llegan a otra estación también muerta. Lo llaman el Plan de Vías, y hasta inventaron una marca para gestionarlo: Gijón al Norte. Hace más de 10 años que se empezó a hablar que era “fundamental” para el centro de Gijón modernizar el acceso por tren, soterrar y esas cosas, para poder especular con el terreno que sobre (acuérdense de la necesidad de tener persianas que suban y bajen solas)

Empezaron, o sí, al calor de las burbujas especulativas, pero vaya por Dios... se acabó también el flujo de capital. Otra pelota más para que ayuntamiento, autonomía y gobierno estatal se lo pasen bien jugando. ¿Quién quiere comprar un solar en el centro? ¿A cuánto se paga la tonelada de vía de tren usada?

¡Compren! ¡Vendan!

Esta estación de tren la llaman provisional pero parece que le quedan muchos años así... Todavía no sabemos si llegará la Alta Velocidad a Asturies... falta que nuestras centrales térmicas produzcan más energía, faltan líneas de alta tensión que crucen la cordillera, falta terminar de agujerear las montañas...

Todo para que podamos salir de Asturias a otras metrópolis, con más rapidez...

Y aquí termina, señoritas y caballeros, la primera parada de este paseo por el fracaso del modelo desarrollista en Asturies y en Gijón. Ni el carbón, ni el metal... ni los centros comerciales (12 en total!) ni el hormigón... son futuro real para asegurar la vida digna en este país. No se aguanta ni social ni ambientalmente.

Por eso, si queremos llegar a visitar modelos alternativos, tenemos que dejar atrás todos estos ídolos de cemento...

CIUDADES ESCAPARATE, REFLEJOS DE MISERIA

Continuamos la visita por una de las zonas más transitadas de la ciudad de Gijón, además es uno de los atractivos de la ciudad: el paseo del muro de San Lorenzo y la gran avenida que lo recorre.

La playa de San Lorenzo, una de las más visitadas y además la única natural dentro de la ciudad, en los últimos años disfrutamos de una playa llena de agujeros, que se queda sin arena, y que se ha visto afectada además, por numerosos destrozos tras varios temporales (destrozos que han conllevado una serie de arreglos que nos han salido tan solo unos 4,8 millones de euros) Pero los problemas de la Playa de San Lorenzo vienen determinados por otras causas (que no solamente las imprevistas derivadas del clima).

La construcción del espigón que, partiendo del Cabo Torres, se adentra cuatro kilómetros en la mar, junto con la extracción de 24 millones de m3 de arena a tan sólo una o dos millas de la costa, de las playas, es la responsable de que no haya arena suficiente en la playa.

Sin embargo el consistorio municipal, niega desde siempre, que esta macro-obra tenga relación con los problemas y el estado actual de una de las playas más frecuentadas de la ciudad. Desde luego, si les gustan las emociones fuertes, no duden en pasar unas horas disfrutando de los socavones de la playa, o buscando un pequeño hueco cuando suba la marea que produce que desaparezca la mayor parte de la playa. Es toda una aventura.

Si miran hacia las edificaciones, podrán admirar todas las construcciones en primera línea de playa. En este lugar se ha llevado a cabo otro de los mayores proyectos e inversiones de este ayuntamiento: EL PLAN DE FACHADAS DEL MURO. Este proyecto se puse en marcha en el año 2005, por parte de la agrupación socialista, con la idea de rehabilitar las fachadas y mejorar el aspecto del paseo.

El proyecto plantea unificar las fachadas y darles el maravilloso aspecto de espejo gigante, recubriendo las fachadas de vidrio reflectante y muros pantalla.

Parece ser que el hecho de que los edificios fuesen y sean distintos y diversos, es un problema que “afea” nuestra ciudad.

El caso es que la broma de unificar estéticamente los edificios, lleva desarrollándose 9 años y a día de hoy no está completada. Con fecha de 26 de diciembre de 2012, el panfleto del ayuntamiento (diario el comercio) publicaba que el ayuntamiento ya había gastado 16 millones de euros, y que se preveía que habría que invertir aún 60 millones de euros para concluir este lavado de cara del muro de San Lorenzo.

Si algún día esté concluido, cuando paseemos por está avenida lo que podremos ver será el reflejo de una ciudadanía recortada en derechos, y claramente recordarnos cuales son las prioridades de nuestros políticos (que siempre están más relacionados con la estética que con la necesidad).

Por último, y aunque desde aquí no los visualizamos, al final de este paseo y del parque que hay a continuación, se encuentra el estadio de futbol del SPORTING de Gijón. Un estadio que hace unos años se reformó (porque un equipo de primera lo merecía, aunque el estar en primera división fuese más bien una ilusión que una cosa permanente) y que nos costó a los gijoneses unos 37 millones de euros.

Un gasto, que no sería tan escandaloso, si no hubiese ejecutado cuando ya se estaba empezando a notar la crisis en la que nos hemos instalado.

Claramente, además de lo anterior, siempre hemos puesto la mirada en que mientras para estas cosas que no son cuestiones de necesidad, en la época en que se iniciaron estas obras, las Ayudas de emergencia social del ayuntamiento, no superaban los 300.000 euros para todo el año.

Evidentemente, las prioridades de nuestros políticos siempre han ido y van por otro lado, porque están más preocupados de tener una ciudad “guapa”, bien puesta, y así ocultar toda la realidad de miseria que se esconde en sus calles, ocultar todas las necesidades de muchas familias de la ciudad.

PRIVATIZANDO EL ESPACIO PÚBLICO

Continuamos este paseo turístico por tan insigne villa de Gijón, paseando por sus calles, por las transitadas aceras donde pueden disfrutar del mejor espectáculo que queda en esta Asturies enlatada: el consumo.

Vean con nosotras, señoras y señores visitantes, solo algunas de las ideas que ponemos en marcha en esta ciudad para dejar que la vida se mercantilice, como si tal cosa, como si siempre hubiera sido así.

Disfruten de las grandes ventajas que nos aporta la Ordenanza de convivencia, vendan su vida a las normas municipales, regulen sus conductas y pensamientos a gusto de la señora alcaldesa.

Una calle para ser recatadas en nuestras expresiones, para que nadie tenga el atrevimiento de decorar las paredes con su creatividad, para que los actos sociales sean convenientemente tasados por la tesorería municipal: aquí todas usamos la calle, señoras, pero nadie marcha sin pagar.

Y si queremos pegar un cartel, para anunciar aunque sea el próximo paseo turístico, señores visitantes, localicen bien los cuatro o cinco paneles verdes que encontraran en toda la ciudad. Ya lo saben, no podremos anunciarlo ni en las farolas, ni en la entrada de sus portales porque los retira la autoridad (y nos envían a casa una factura por el trabajo).

Gijón ciudad insigne, con su ordenanza que reprime a las personas que viven en la calle; anímense señoras y señores, a disfrutar en esta ciudad de mercancía: prohibido bañarse en la calle, prohibido lavar ropa en la calle, prohibida la calle.

Gijón ciudad que regula: ordenanza de convivencia y contra las conductas antisociales; ordenanza que regula la venta ambulante; ordenanza de limpieza; ordenanza sobre consumos...

¿Y si quieren tomarse algo con sus compañeras de viaje? Muy sencillo. Gijón, la ciudad que regula, pone a su disposición una variedad de terrazas para poder disfrutar de una botellina mientras ve pasar a los viandantes.

Además con el valor añadido de formar parte de atascos humanos para ser capaces de atravesar la acera; vean y disfruten de la multitud de terrazas que bloquean las calles de nuestra ciudad.

Eso sí, recuerden que no pueden hacer la terraza ustedes mismas: no pueden juntarse a tomar una botellina tranquilamente en el parque, o en el cerro de Santa Catalina mientras ven el Mar Cantábrico extenderse. Así que, ya saben, ¿para qué dejar que la Policía municipal les entregue un ticket con 800€ de coste por beber en el Lavaderu si pueden tomarse cualquier cosa en nuestras terrazas con un pequeño recargo adicional?

Una pena que vengan tan tarde y no hayan podido disfrutar del mundial de fútbol en nuestra villa: con las terrazas llenas y las televisiones transmitiendo la contienda a todo volumen (gracias a nuestra excelentísima alcaldesa que dejó la ordenanza de ruidos en suspenso mientras duró la competición).

Con lo que, ya saben, disfruten por nuestras calles cuando termine este paseo, y avisen a sus amigas más cercanas de todas las posibilidades que les ofrece esta ciudad. No hay nada como juntarse en torno a una terraza, mientras ven cómo nuestras calles siguen limpias y en venta.

Etiquetas: