Conociendo la "Realidad" en Alemania

Solapas principales

fotoEl día amanece muy temprano en Oldenburg, pero aun así el cansancio del viaje nos mantiene un ratito más en el estupendo txoko que la gente dela Also nos ha preparado en la primera planta del edificio, que aún siguen rehabilitando para mantener su actividad política.

Hacia las 9:30 comienzan a llegar las compas a desayunar, Sigmund, Gido, Reihner, Mijhail, Roman, Jan y Diana, que será nuestra traductora durante la mañana y con quien compartimos estupendos ratos el ano anterior. 

La estupenda mesa de la ALSO repleta de panes, queso, huevos, mermelada,café, te, miel,.. que tan generosamente nos recibe a las mañanas se ameniza con la puesta al día de nuestras vidas, puesto que con Diana estuvimos el año anterior y con algunas compas de ALSO compartimos días en Vilan. Aunque también anécdotas del pasado, de los encuentros de la ENU, de los últimos viajes de Manolo, David, Mariano, José Iglesias invitadas por Die linke para debatir sobre la Rbis, etc.

fotoMás tarde, después de un descansito de los ágapes, las risas y el compartir nuestras vidas, hacemos pausa, cigarrito, despedida de Roman, Jan y Diana que tienen compromisos familiares para más tarde encontrarnos con Willie y con nuestra nueva traductora, un mozo que no soy capaz de escribir su nombre (barkatu/perdón), profe de castellano, francés e inglés aquí en Oldenburg. Que nos va a introducir en la clase magistral sobre la situación de las trabajadoras temporeras y migrantes en esta comarca. Entonada por Gido y acompañada por Mijhail, Sigmund y Willie.

Algo ya nos comentaron el año anterior sobre la explotación de la industria cárnica en la comarca de Oldenburg, sin embargo, en esta ocasión hemos podido profundizar en conocer la barbarie, así de claro, a nivel humano, ambiental y sobre la explotación animal que se ejerce por parte de las industrias cárnicas: mataderos, transporte y manufactura de aves y cerdos.

Y si digo barbarie me quedo corta, porque lo que hoy hemos conocido ha sido un verdadero "viaje al corazón de la industria alimentaria“ en su más cruda realidad. Por empezar por algún lado nos cuentan que este entramado le llaman el "cinturón de la grasa“. Por ejemplo en Lohne se encuentra fundamentalmente carne de pavo. A pocos kilómetros, en Sogel está el matadero de cerdos donde el 40% de la carne producida se exporta a más de 80 países distintos. En Emstek, se encuentra la fabrica de procesado de carne y en Ahlhorn está la granja donde se alimenta y se engorda alas aves que irán al matadero de Lohne. La Carne que aquí se produce es muy barata, lo cual implica que el campesinado, las personas ganaderas y las granjas reciben una baja retribución por el trabajo que realizan. Al igual que sucede con las personas empleadas en el transporte, la manufactura y la distribución de los productos cárnicos elaborados.

fotoEl empleo que se genera en este tipo de industria está altamente precarizado y la mano de obra, migrante, mayoritariamente, ve condicionada su calidad de vida y su salud del mismo modo que la de los animales a los que tienen que sacrificar. Los pavos se alimentan y medican para engorde, de tal forma que el peso de estos pavos macho,p uede llegar ser de unos 40 kilos. Al estar encerrados en jaulas desarrollan actitudes agresivas y agreden a las personas empleadas que tienen que sacarlas de sus jaulas, desinfectarlas y meterlas en camiones para el matadero. Muchas de estas trabajadoras caen enfermas por el amoniaco de las heces y orines de las jaulas que tienen que desinfectar y por los traslados de los animales. Cuando caen enfermas, la empresa no se hace cargo y deja a su elección abandonar el puesto de trabajo, con lo cual, no tienen derecho a subsidio, pero tampoco a asistencia sanitaria (supuestamente). Según nos cuenta Gido, a algunas empleadas les llega una carta del seguro que ellas no entienden por los términos en alemán muy técnicos y que dice que tienen que pagar por su asistencia y la medicación algo más de 100€. Si no contestan a esta carta y pagan el dinero, puede llegarles una multa de 700€ y hasta de prisión por no pagar a la seguridad social pública, (esto ha sucedido, que ellas conozcan sólo en un caso). La cuestión es que en la fábrica de Lohne se hablan más de 40 lenguas distintas, con lo cual, muchas o todas las que allí trabajan no conocen sus derechos más básicos. Se calcula que sólo alrededor de los trabajos de los mataderos están empleadas unas 15 mil personas, muchas de las cuales viven hacinadas en infravivienda.

fotoLas compas de ALSO nos explican que existe toda una "mafia" alrededor de esta industria compuesta por las empresas, los propietarios de viviendas y los poderes públicos. Los primeros por la explotación animal y humana,los segundos por el encarecimiento de las viviendas (500€ x 16m²) y las malas condiciones en las que se prestan: humedades, goteras, mala instalación de luz y gas,… Y los últimos, porque silencian todo el proceso, incluida la cantidad de contaminación de ríos y acuíferos de la comarca, rica en humedales y vegetación por los desechos de la industria y la ganadería intensiva: químicos y orines de los animales enjaulados.

Sobre todo, a ellas les preocupa que esta situación se pueda divulgar y dar a conocer, más allá de la comarca y de Alemania, por lo que nos plantean generar una red de información entre diversos países. Que ponga blanco sobre negro lo que está sucediendo en Alemania y lo que nos afecta a todas a nivel medio ambiental y humano. Sobre derechos laborales y sociales, sobre la comida basura, sobre la explotación del medio natural de la comarca,…

Bueno, después de esta explicación nos fuimos con Gido, a conocer el terreno. Llegamos a cerca del municipio de Ahlhorn, donde se encuentra una enorme granja de aves donde hicimos unas fotos impactantes. Después nos acercamos a unos barracones de temporeras de la fresa, que se encuentra ubicado en los alrededores de un antiguo aeropuerto de la 2ª GM, donde un centenar o más de trabajadores/as, fundamentalmente de Rumanía, viven hacinadas, lejos del pueblo donde adquirir comida, para que no se les vea mucho y no hablen alemán y con sus propios buses que les llevan del campo al barracón.

fotoBueno, después del "baño de realidad“ volvimos a Oldenburg, para encontrarnos con Sigmund, y pasear por el centro de la ciudad antes de ir un ratito a un concierto de étnica. Sigmund nos explicó que Oldenburg fue la primera ciudad en Europa en cerrar el centro al tráfico motorizado. Y pudimos apreciar cómo está calando la cultura de la "terracita" y las "tapas" en Alemania.

Terminamos el día con una suculenta cena en casa de Mihjail, con su familia, en un jardín estupendo, pequeñito, cuidado, denso, con un manzano repletito y una higuera preciosa.

Y acabamos el día de nuevo en la ALSO, en nuestro palacete de acogida descansando y esperando el día de manaña camino a Hanburg

foto

Etiquetas: