Reflexiones

Dos días de visitas y reflexiones, en Oldenburgo

3ª Crónica. Dos días de visitas y reflexiones, en OldenburgoFue en 1988 cuando nos encontramos por primera vez con las compas de ALSO, aquello fue en Dusseldorf, en lo que era un Encuentro Internacional de grupos y colectivos de lucha contra el empobrecimiento y la Exclusion Social. Allí se dio forma a lo que se llamara AG-IV, digamos el espacio internacional de enredos. Y las gentes de Baladre, con las de ALSO y otras muchas, impulsamos y dimos vida a ese espacio.

Recuperar el debate estratégico

fotoRaúl Zibechi publicado en jornada.unam.mx.- Parece evidente que estamos ante un recodo de la historia. Lo que suceda en los próximos años, sumado a lo que ya está sucediendo, tendrá efectos de largo plazo. Lo que hagamos, o lo que dejemos de hacer, va a tener alguna influencia en el destino inmediato de nuestras sociedades. Sabemos que es necesario actuar, pero no está claro que seamos capaces de hacerlo en la dirección adecuada.

Los recientes sucesos en Ucrania y Venezuela intensificaron la sensación de que estamos ante momentos decisivos. Esta coyuntura devela que la violencia jugará un papel decisivo en la definición de nuestro futuro. Guerra entre estados, lucha entre clases, conflictos violentos entre los más diversos grupos, desde pandillas hasta organizaciones de narcotraficantes. Como sucedió en otros periodos de la historia, la violencia empieza a decidir coyunturas y crisis.

De los fogonazos, ¿a las insurgencias?

fotoÁngel Calle Collado,  Autor de 'La Transición Inaplazable. Los nuevos sujetos políticos para salir de la crisis'. diagonalperiodico.net.- Llevamos, al menos, tres años de indignaciones muy visibles. Tiempos de bifurcación, de transición política y social en un país, hasta ahora, marcado por las agendas neoliberales de las élites y el conformismo táctico de la llamada izquierda. Así lo atestiguan, a mi entender, la sonoridad de las protestas del barrio burgalés de Gamonal, el propio 15M y sus coletazos en forma de mareas, la inquebrantable huelga de basuras en Madrid a finales de 2013, y desde hace dos años, los procesos políticos abiertos bajo las fórmulas de "asambleas constituyentes", foros cívicos o, más recientemente, las apelaciones a un frente de izquierdas como representaría la iniciativa Podemos de cara a las elecciones europeas de 2014. Se buscan nuevas formas y nuevos instrumentos para canalizar descontentos que ya son viejos. Fogonazos contestatarios, cada vez más estables, intergeneracionales y ampliando su legitimidad social: ¿son insurgencias sociales que caminan en una misma dirección?

Suscribirse a RSS - Reflexiones