juventud

Un libro de batalla contra la estigmatización (televisiva) de la juventud

PortadaJesús Arteaga publica “Jóvenes y menores en la diana”

Enric Llopis. Rebelión.- Cuando Antoine de Saint-Exupéry dedicó “El Principito” (1943) a su amigo, el escritor y periodista francés Léon Werth, empezó por pedir perdón a los niños, pues había dedicado el libro a una persona adulta. Pero Werth –que tenía entonces 65 años- no era alguien cualquiera. Se trataba de una persona mayor que pasaba hambre, frío y tenía la capacidad de comprender los libros para infantes.

Suscribirse a RSS - juventud