Cambio climático

[Una tierra agoniza] El futuro del planeta en manos del capital

EL FUTURO DEL PLANETA EN MANOS DEL CAPITALOtra Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24), esta vez en la ciudad carbonera de Katowice de Polonia, que sigue estando en manos del capital y supeditada al beneficio. El clan del petróleo, Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait, sellaban una alianza para tumbar el apoyo al informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y reducir la ambición global en la lucha contra el calentamiento del planeta, proponiendo que simplemente fuese “tenido en cuenta”. Un informe de Oxfam Internacional ya indicaba en 2015 que el 10% de la población con más recursos es la responsable de la mitad de las emisiones globales, mientras que la mitad más pobre del mundo en términos de población —3.500 millones de personas— solo produce el 10% de las emisiones.

Un movimiento de madres contra el cambio climático

viñetaEn Pocas Palabras. Una Tierra que Agoniza

15-M RONDA.- El movimiento de madres contra el cambio climático nació en Estados Unidos en el año 2013. El cambio climático es un problema serio, no lo dejemos para mañana; de lo contrario las generaciones futuras vivirán en un planeta enfermo. Y estos son los principios que defiende esta asociación de mujeres: trabajar para dejar una tierra sana a sus hijas e hijos y que unas y otros aprendan a respetar los valores medioambientales desde pequeños. El espíritu que las mueve radica en la “fuerza de las mujeres” para cambiar el mundo.

El cambio climático es ya un negocio

viñetaEn pocas palabras. Una tierra que agoniza

15-M RONDA.- Empresas y fondos apuestan por industrias que se beneficiarán del aumento de las temperaturas. El negocio abarca desde energías renovables hasta sistemas para manipular el clima. En Suiza hay 50.000 millones de francos invertidos en fondos asociados al calentamiento global. El poder de los grupos de presión empresariales tiene como resulta-do políticas que agravan la injusticia social y la destrucción ambiental en todo el mundo. Así, entre 2005 y 2006, el volumen de mercado de derivados climáticos se disparó multiplicándose por cinco: de un valor total de 9.700 millones a 45.200 millones de dólares. Así, en los últimos diez años los inversores han recibido más dinero por este negocio que por el petróleo, el gas o las materias primas en algunas bolsas bursátiles.

TTIP: energía y cambio climático

foto¿Es factible reducir las emisiones a la vez que se negocian tratados de libre comercio, como el TTIP o el CETA? ¿Qué tipo de modelo energético fomentan estos tratados? ¿Ayudará a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o supondrá un aumento de éstas? En definitiva, ¿es compatible el TTIP con la lucha contra el Cambio Climático?

Un planeta en riesgo de colapso por la economía de mercado

fotoEn pocas palabras. Una tierra que agoniza

15-M RONDA.- Que la Tierra se está calentando es ya incuestionable. “El calentamiento en el sistema climático es inequívoco. La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado”. Así resumía el estado del planeta el Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU. Los seis primeros meses del año han sido los más cálidos jamás registrados en la Tierra. Y varias agencias oficiales internacionales fijaron 2014 como el año con la temperatura media más alta. España tampoco es la excepción: este verano se ha vivido la ola de calor más larga y el mes de julio más caluroso.

Cuando la riqueza está en dejar el petróleo bajo tierra

fototiempodeactuar.es Texto y fotos: Pablo Fonte y Marta González Reyes

Cuando Emergildo quiso contar a las otras familias de dónde venía el tremendo ruido que había escuchado en el aire no había ninguna palabra en a,ingae, la lengua que hablan los cofanes, para nombrarlo. Porque no se puede nombrar lo que para ellos no existía. Y le puso el nombre de lo que conocía. Así al helicóptero lo llamó “langosta”, que es un animal que vuela por el aire y puede moverse en todas direcciones. Lo mismo ocurrió cuando quiso poner nombre a aquella máquina que estaba destruyendo la selva en la que vivía, y al tractor lo llamó “cienpiés”.

De esta manera relataba Emergildo la llegada de la compañía Texaco (ahora Chevron) en 1964 al norte de la Amazonía ecuatoriana, cuyas operaciones a lo largo de tres décadas provocaron un desastre natural de grandes dimensiones en una superficie de alrededor de dos millones de hectáreas. Desde entonces, fueron muchas las palabras que los cofanes tuvieron que inventar para explicar lo inexplicable de lo que estaba aconteciendo en  sus tierras.

Suscribirse a RSS - Cambio climático