#Urgente Carta abierta al alcalde de Alfafar señor Adsuara “Razón y razones de una huelga de hambre”

Solapas principales

fotoMe llamo Antonio Valero y he decido comenzar una huelga de hambre de carácter indefinido y expresar públicamente mi voluntad de no recibir ningún tipo de alimentación asistida, en el transcurso de ella, que continuará en esta plaza frente al ayuntamiento, en un calabozo, en prisión o en un hospital, hasta que no se resuelva el conflicto que en estos momentos enfrenta al Ayuntamiento de Alfafar y a la conocida como ”Cooperativa Social del Parke”. Soy miembro de esta Cooperativa aunque no pertenezco al modulo de limpieza. Dicho más claramente, pienso morirme delante de usted o de su conciencia, sino se llega a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

Como eso de morirse delante de alguien no suele ser muy habitual y usted es un cargo público y yo una persona relativamente conocida, me atrevo a escribir esta carta publica dirigida a usted y a la población en general, “nunca tuve secretos para nadie”. Para explicarles mi razón y mis razones.

Tengo 56 años y 43 viviendo en mi pueblo, “el Parke”; mucha gente siempre le llamaremos así con una ortografía o con otra, sabe porqué, porque el Parke es mucho más que un barrio, y en esta carta espero desvelarle el secreto.

Me he pasado 30 años trabajando activamente en los movimientos sociales, de los cuales 16 trabajando profesionalmente como educador social, sin recibir jamás retribución alguna del Ayuntamiento de Alfafar, y no está en mis planes tampoco; mi salario cuando lo ha habido, provino de programas y fondos propios de la Koordinadora de Kolectivos del Parke, nunca del pago que por sus servicios de limpieza realiza el ayuntamiento de Alfafar a la Cooperativa, salvo a finales de los 80 cuando este proyecto tenía la fórmula jurídica de sociedad civil particular y fui durante poco menos de dos años coordinador del módulo de limpieza, prestando también mis servicios mecánicos como todos los coordinadores que han pasado por este módulo de inserción. Nunca tuve militancia alguna salvo en mi juventud en las filas del movimiento antifascista en la llamada transición, salvo la militancia en los movimientos sociales de mi población y comunidad, consecuencia de ella fui durante cinco años, miembro de la comisión permanente y por tanto representante del Estado Español en la Red Europea contra la Pobreza (EAPN) y en la E.N.U. Red Europea de Desempleados, organismos consultivos ambos de la Comisión Europea y de su parlamento. También tuve la oportunidad a mediados de la pasada década de ser representante de los Centros de día de inserción socio-laboral de la Comunidad Valenciana en el Observatorio de la Comunidad Valenciana de inserción socio-laboral de menores y jóvenes de los sistemas de protección y reeducación de menores (Conselleria de Bienestar social de la Generalitat Valenciana), organismos todos estos nada sospechosos de practicar la acción directa.

Pero vamos al grano, al vivir en el Parke desde los años 60 he sido testigo de cómo una comunidad consigue su asfaltado, aun tengo grabada de adolescente la Av. Mediterráneo llena de charcos, cuando llovía; el alumbrado; el alcantarillado; el ambulatorio, el centro de Salud, los Centros de día, los programas de atención social, Las Iniciativas de empleo…

Como consiguió en un momento tan difícil como los años 80 y 90 enfrentarse a dos grandes problemas, la heroína y el desempleo. Como un grupo de jóvenes era capaz, de quitarse de un tirón la aguja de las venas, formarse y junto con otros jóvenes crear un espacio social y económico, no solo para ellos sino para el conjunto de la población, ya que los programas formativos y de empleo, del proyecto Nosotrxs Mismxs del que forma parte la cooperativa están dirigidos al conjunto de la población. 

Consiguiendo con éxito evitar la marginalidad de este pueblo. Barrios de mayor nivel económico y cohesión social de la ciudad de Valencia, como Malvarrosa y Nazaret, si que tuvieron momentos donde la marginalidad prácticamente los arroyó. En el Parke ésta, fue vencida en una lucha que encabezó precisamente los sectores que estaban abocados a ella, como no podía ser de otra forma. Todo esto siempre se hizo a la contra de los gestores y representantes, aprendiendo de nuestros mayores a como convencerles y a no esperar que nos lo resolviesen gratis, es decir pagando un alto precio.

Señor Adsuara, nuestro desencuentro comienza cuando el 29 de diciembre del 2.011 nos presentamos en el pleno del Ayuntamiento de Alfafar donde tenían que aprobarse y presentarse los presupuestos del año 2.012 y cuestionamos la falta de participación ciudadana en la política municipal. No nos entendimos cuando usted rompió unilateralmente el convenio de colaboración que habíamos firmado un año antes con dicha cooperación, pensó usted que aquel convenio era un lastre del pasado pero se equivoca, era el resultado de dos años de lucha con la anterior corporación y que no era importante porque adjudicase una financiación económica sino porque habría un proceso de participación ciudadana con todos los agentes sociales para elaborar la contestación a la crisis social y económica, eso fue lo que usted rompió al mandar desalojar, con su forma de entender la participación convirtiendo al ciudadano en un usuario que es atendido en una oficina uno a uno. 

La participación ciudadana es gestión colectiva: es la capacidad, reconocida por el gobernante para que la población pueda decidir las medidas necesarias en cada momento. Eso es algo a lo que el político no está obligado pero tampoco lo tiene prohibido. Por tanto es algo posible; pero en una situación de emergencia como esta es algo éticamente obligatorio. Después, usted comenzó un nuevo periodo basado en las sanciones y multas al movimiento social, intentando utilizar una normativa municipal que tiene claramente el objeto de arbitrar cuestiones de carácter doméstico: venta ambulante, actividad privada de los vecinos en la vía publica, todo esto para impedir la expresión libre del movimiento social ya que era critico con su política, utilizando la triquiñuela de que la ley defina a la entidad municipal como responsable de la vía publica, sin caer en cuenta que esta normativa nunca puede atentar contra un derecho defendido por ordenamiento jurídico superior que es el que defiende la libertad de expresión. 

Este desencuentro llega a su máxima expresión cuando el 8 de Agosto sin Aviso previo y como siempre utilizando la letra de la ley pero vulnerando su espíritu: decide promulgar un edicto por el cual, al dar por finalizado el contrato que unía al ayuntamiento con la Cooperativa, decide llevar a cabo un concurso publico, aun este no le movió más interés que deshacerse de aquellos de los que estaba intentando deshacerse desde el principio y encontró su oportunidad, porque si hubiese querido mejorar la relación contractual que francamente era muy precaria, nos hubiera llamado para ver como solucionábamos juntos el problema, porque soluciones hay y se han encontrado.. Solo tuvimos un encuentro con el concejal de mantenimiento en el que nos dijo que la decisión estaba tomada y que no había nada que hablar. Nos reunimos asambleariamente el 13 de agosto y decidimos no acatar la decisión del Ayuntamiento y presentarnos a finales de Agosto “a rendir Armas” y darle una oportunidad a la palabra, ante esto, no nos quiso escuchar obligándonos, el 5 de Septiembre, a entrar en el Ayuntamiento para intentar negociar y no nos quiso recibir. No nos quedaba otro remedio que emprender una medida enérgica y firme como una huelga de hambre, que lleva ya desde el 12 de Septiembre con tres compañeras y un compañero hospitalizado por tener que realizarla a la intemperie. Entramos en el pleno y se nos permitió hablar, pero cuando nuestros compañeros ya enfermos exigieron un lugar digno para llevar a cabo su protesta fueron desalojados, la única respuesta fue un nuevo decreto en el que se define muy bien que si no retiramos las carpas, nos exponemos apenas de prisión de dos años. 

Usted intenta confundir, cuando dice que ya está negociando con FEVECTA (federación valenciana de Cooperativas de trabajo asociado) términos que en lenguaje político son bien distintos: mediación y negociación. 

Mediación es la acción que realiza una tercera parte no implicada en un conflicto para acercar posiciones y permitir el comienzo de una negociación entre las partes en litigio.

 Negociación es la relación que se establece entre las diferentes partes en conflicto con o sin mediación para resolverlo de común acuerdo.

Dialogo no es una mera conversación entre varios personas sino un encuentro que necesita de la comprensión, el respeto y la búsqueda de lo común.  Dos monólogos no constituyen un dialogo.

Por todas estas razones comienzo la huelga de hambre. Pero existen soluciones, por ejemplo, un convenio de colaboración con participación democrática de otros agentes sociales, económicos e institucionales;

Le invito a que hablemos los dos en una conversación informal en esta tienda, donde mantenemos la huelga de hambre sin asesores, sin séquitos, sin policía, los dos solos hasta llegar a entendernos y romper el desencuentro que ha generado esta situación. Evitemos lo inevitable.

Etiquetas: