“Queremos cambiar de raiz este sistema capitalista-patriarcal-colonial- heteronormativo”

Solapas principales

fotocontrahegemoniaweb.com.ar.- El feminismo aparece cada vez con más presencia en los procesos de cambio nuestroamericanos. Antipatriarcado, diversidad sexual, son solo algunos de los supuestos sobre los que se construye esta perspectiva de radicalidad. A propósito de la próxima apertura de la Catedta Libre Virginia Bolten, dialogamos con la militante feminista Celina Rodríguez.

¿Cómo surge el proyecto de esta Cátedra Libre?

La Cátedra Libre Virginia Bolten “Construyendo feminismos populares latinoamericanos” surge desde nuestros feminismos reflexivos y  participativos. Impulsamos la idea de rescatar producciones de la mitad invisible de la historia y socializar conocimiento, apostando a generar espacios de encuentro, intercambios  y construcciones colectivas de saberes que aporten a la luchas por emancipaciones, ideales, mundos antipatriarcales pero, a su vez, subvertiendo lógicas academicistas, con dinámicas de educación popular, que nos permitan encontrarnos, volviendo a registrar nuestros cuerpos históricamente silenciados, reivindicando el arte, la cultura popular y la construcción colectiva como herramientas fundamentales de transmisión.

¿Por qué el nombre de Virginia Bolten?

Desde los feminismos populares latinoamericanos rescatamos las continuidades históricas, y la visibilización de las  luchas, militantes feministas, muchas veces escurridas por los desaguaderos de la memoria. Por eso rescatamos a Virginia Bolten, quien nació  en 1870 en San Luis. Esta puntana que supo ser internacionalista, que se rescato como militantes anarquista y feminista. Dirigió el periódico “La voz de  la Mujer”.

Tomando la lucha de la Bolten, reivindicamos a todas las mujeres que en la historia han puesto su granito de arena, desde lo colectivo, para tener mundos mejores, donde la felicidad, el placer, la libertad este cada vez mas presente. No nos resignamos al conformismo, queremos cambiar de raiz este sistema capitalista-patriarcal-colonial- heteronormativo.

¿Cuáles son los aportes que ustedes retoman del feminismo para pensar los procesos emancipatorios?

Proponemos pensarnos desde aquellas corrientes feministas que, desde abajo, organizadas y en resistencia han acumulado saberes que creemos necesario retomar, creaciones colectivas que aporten a la construcción de un mundo más libre y diverso. Pretendemos rescatar y profundizar las perspectivas latinoamericanas en los debates sobre los feminismos populares y, por ello, nos interesa recuperar la denominación “feminismo nuestroamericano”. Cabe destacar que, lejos de ser un invento de escritorio, dicha noción surge del seno de las luchas de movimientos sociales y populares de Latinoamérica, posibilitando, como señala Francesca Gargallo, abrir el nominativo a los pueblos y culturas que quedan fuera de la raíz lingüística latina, principalmente pueblos originarios y afrodescendientes.

En esta clave, el sendero de la cátedra reconstruye las genealogías del feminismo, remontándose a las historias de obreras y militantes anarquistas que participaron activamente de las luchas y protestas del movimiento obrero desde fines del siglo XIX en nuestro país.

¿Cuándo comienza y cuál será la dinámica de los encuentros?

La cátedra empieza  el 5 de setiembre en la Facultad de Trabajo Social (UNLP) de  La Plata con la presencia de las activistas y pensadoras feministas Mabel Bellucci, Graciela Alonso y Alejandra Ciriza. El cronograma de encuentros se proyecta también para el 6 de octubre, donde se trabajará sobre economía feminista junto a Corina Rodríguez Enríquez y la Alma Espino desde Uruguay, y el 21 de noviembre se propone como eje del encuentro las diversidades y los cuerpos como territorios autónomos. Estos encuentros forman parte de una primera experiencia piloto para organizar una planificación completa de actividades para el 2015.

En todos los encuentros participarán  bandas, murgas rescatando lo latinoamericano de nuestras propuestas feministas como Camote Picante, con sus sicuris de libertad, bandas de tambores como  Bulla, cuerdas de tambores, y realizaremos homenajes a mujeres luchadoras que le han puesto el cuerpo, la energía de  estos surgimientos de los feminismos populares, como fue la compañera Mercedes Gudano, militante feminista, HIJA, docente, luchadora sindical que murió recientemente.

Comentanos quiénes están impulsando esta iniciativa

Han adherido, avalado, acompañado a la Cátedra una serie de personas, intelectuales, activistas feministas, del movimiento de mujeres, académicas internacionales, militantes de defensa de los derechos Humanos, economistas feministas latinoamericanas, docentes feministas, varones antipatriarcales. Entre ellxs, Nancy Fraser, Mabel Bellucci, Alejandra Ciriza, Jofré Graciela Alonso, Corina Rodríguez Enríquez, Amaia Pérez Orozco, Silvia Adoue, Maria Laura Bretal, Claudia Laudano, Claudia Korol, Roxana Longo, Luciano Fabbri, Canela Gavrila, Luciana Guerra, Fernanda Carrizo, María Alicia Gutiérrez, Flora Partenio,  Alejandra Santillana Ortiz, Mónica Baltodano, Liliana Rodriguez y Dora Barrancos. Entre los colectivos(as) convocantes y adherentes están el Espacio de Géneros del Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional, La Revuelta de Neuquén, Las Azucenas, Mujeres Publicas y Momento de tomarse un recreo.

220px-8La_Voz_de_la_Mujer

 El periódico La voz de la mujer

La Voz de la Mujer apareció por un año, desde el 8 de enero de 1896 hasta el 1 de enero de 1897 editó los nueve números del periódico anarco feminista La Voz de la Mujer, cuyo lema era «Ni Dios, ni patrón, ni marido». ese periódico se difundían los ideales del comunismo libertario, las injusticias contra los trabajadores y en especial contra las mujeres. El formato del periódico era de cuatro páginas y su tirada era de 1000 a 2000 ejemplares, además de su distribución semiclandestina, debido a su defensa de la acción directa. En la portada se avisaba a los lectores: “Aparece cuando puede y por suscripción voluntaria”. El periódico se sostenía económicamente mediante listas de suscriptores y donaciones individuales. En la última página de cada número se declaraban los gastos de la edición. Las redactoras estaban en contacto con las famosas anarquistas Louise Michel y Emma Goldman, según se asegura en el número 5 del periódico.
El periódico convocaba a las mujeres a rebelarse contra la opresión masculina, pero sin abandonar la lucha proletaria. Era crítico a toda forma de autoridad: eclesiástica, patronal, estatal y familiar.

Etiquetas: