”La caridad viene a intentar que no se corrija la situación de desigualdad”

Solapas principales

imagen caridadExtraído de revistaexarchia.org. Entrevista: Esther Martín.- En tiempos de necesidad y empobrecimiento son muchas las personas que se preguntan por qué aún no ha habido un estallido social. Es difícil responder a esta pregunta con un solo argumento, pero para Julio Reyero no cabe duda de que la caridad es uno de los intrumentos para frenar la movilización.

Este militante de CNT y FAI lleva varios años investigando la influencia social, cultural y económica de la religión, en especial de la Iglesia Católica; actividad que le ha costado algún problema con la institución. En los últimos meses está recorriendo el Estado español con la conferencia La limosna envenenada donde expone las conclusiones de su investigación sobre las organizaciones caritativas.

-  ¿Qué es la caridad y cuál es su objetivo?

El tema de la caridad está relacionado siempre con un precepto religioso. Hay quien lo ha querido asociar a la solidaridad o separar de lo que hace la Iglesia, pero a lo que yo me refiero es a la utilización que están haciendo las instituciones y creencias religiosas de un término que está ligado a una obediencia a un ser supremo, que no tiene nada que ver con una situación de horizontalidad, de ayuda mutua, de reciprocidad, sino que es una cuestión totalmente vertical destinada a aliviar las tensiones sociales que genera una sociedad de clases y una sociedad injusta, económicamente desigual.

En el Cristianismo es una de las tres virtudes teologales y se ve claramente cómo está ligado a una estructura ideológica, perteneciente a la creencia. En el Islam se reproduce bajo otro término el zakat, la tzezaka en el caso del Judaísmo, el Budismo también lo tiene. Todas estas religiones y muchas otras mantienen un precepto parecido en esos términos.

- Como decía Eduardo Galeano, “la caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba”. Aparte de la Iglesia ¿quiénes están arriba?

Además de la Iglesia impulsando este tipo de prácticas, la élite económica y política colaboran con ellos directamente porque tienen los mismos objetivos. De hecho, muchas veces se confunde, un ministro de no sé qué,  luego tiene su pertenencia muchas veces a los legionarios de cristo, al Opus Dei. No hay una separación exactamente entre la creencia y la ideología o el pensamiento político. Más con el partido que nos gobierna que se ha puesto sobre la mesa ese nacional-catolicismo que otros también mantenían, pero quizás ahora mismo sea más evidente.

-  ¿Y cómo afecta al resto de la sociedad el hecho de que se generalice la caridad?

De manera muy negativa porque lo que viene es a intentar que no se corrija la situación de desigualdad. Intenta mantener el status quo de esa clase política, económica, de esa tercera pata que es la Iglesia (Capital-Estado-Iglesia). Viene a sostener un sistema injusto y eso desde luego hacia la gente que lo sufre no puede afectar más que de manera negativa. En el lugar de la protesta, en el lugar de la acción que venga encaminada a ejercer una presión sobre esas políticas que nos están aplicando continuamente, lo que se intenta es derivar esa rabia, o ese impulso que se puede dar en un momento puntual, en una necesidad y que pueda hacer que tú empieces a pensar, a formarte, a entender cuál es el origen de la pobreza. Buscan métodos que abastezcan las necesidades de una minoría, ni siquiera es de la gente que lo está pasando realmente mal, sino que vienen a cubrir las necesidades de una parte muy pequeña y con eso hacen una campaña de propaganda exagerada que tranquilice al cuerpo social de manera amplia pareciendo que ellos sí que están haciendo verdadera labor. Es una de las causas por las que las organizaciones caritativas visualizadas en el ejemplo de Cáritas mantienen uno de los más altos niveles de aceptación popular, mientras que los obispos en un ranking de valoración están en la cola de las instituciones. Es una de las instituciones peor valoradas creo que junto con la monarquía.

 entrejulio1- ¿Quién financia Cáritas?

Cáritas apenas recibe financiación de la Iglesia católica paradójicamente porque está ligada estructuralmente a la misma. Por estatutos, Cáritas es la coordinación de la caridad de la Iglesia Católica. En esa coordinación, por ejemplo en los estatutos aparece cómo no son absolutos autónomos, tienen que dar la aprobación de toda actividad que realicen. Si es el caso de una Cáritas parroquial: la parroquia, sacerdote, el obispo o el arzobispo. En todo caso las figuras jerárquicas de la Iglesia católica controlan de manera exhaustiva, si quieren podrán extender la correa más o menos, pero en todo caso tienen control absoluto de la actividad de esa organización o esa estructura. Como decía, es paradójico que manteniendo la estructura de la Iglesia un control férreo o absoluto sobre esa supuesta ONG, solamente participe en su financiación con un 1 o 2% de todo el dinero que recibe. Casi el 40% lo estamos poniendo todos los ciudadanos con los impuestos. Alrededor de un 38% es la cantidad que reciben para su financiación de las instituciones públicas. Y luego hay un 58-60% de dinero procedente de aportaciones privadas que al final podemos empezar a mirar y acabaremos viendo que son las grandes multinacionales, las grandes empresas, la gente que está acumulando beneficios y manteniendo condiciones laborales de esclavitud, los dueños de esos negocios que son gente multimillonaria la que está aportando ese 60% a hacer obras de caridad.

Entonces, cuando desde la Iglesia se pide que se ponga la X en la casilla de Iglesia, ese dinero no va a Cáritas.

La X que se pone en la Iglesia católica no va a Cáritas. Va prácticamente entero -son unos 270, ya andará cerca de los 300 millones de euros- a sostener la jerarquía de la Iglesia católica. La financiación viene por otros muchos derroteros, hasta casi los 12.000 millones de euros que se calcula que están recibiendo o dejando de cobrar el Estado para beneficiar a la Iglesia católica. Lo que percibe Cáritas del IRPF es la otra casilla que pone “otros fines sociales”. Es decir, la iglesia recibe desde las dos casillas. Una porque es la titular directa de la casilla y el 40% de la otra casilla donde pone otros fines sociales son instituciones de la Iglesia también como Cáritas.

Cáritas es una organización internacional, que no solo está en el Estado español, ¿qué papel juega en otros países?

Cáritas en este país se relaciona con gente como Amancio Ortega de Inditex, a través del cual ha recibido 20 millones de euros, la mayor donación que se ha hecho a una ONG. Salió en todos los telediarios y tuvo una campaña bastante buena. Ya se ha ganado una parcela en el cielo porque en el infierno ya la tenía. Tiene un montón de denuncias en Brasil y en Argentina por esclavitud laboral. Directamente se hablaba de que las inspecciones de trabajo han llegado a rescatar -utilizaban ese término- gente, trabajadores de las naves que a veces en el caso de Brasil aportaban el 90% del tejido a la matriz española. Se habla de que han encontrado niños en las fábricas, es decir, en esas condiciones este hombre acumula un patrimonio exagerado del que da una migaja, porque aunque parezca una cantidad muy alta, los 20 millones de euros son una migaja respecto al patrimonio que tiene. Luego con Juan Roig, de Mercadona y otros por el estilo.

Además de acumular ese patrimonio en este país, Cáritas se asocia al resto de las Cáritas internacionales que son igualmente la coordinación de la actividad caritativa de la Iglesia católica que tiene un estado y que se proyecta en todo el mundo. Tiene esa labor cumpliendo con el significado del término católico como algo defendido a todo el mundo y en todos aquellos países han tenido un interés de expandirse respecto a otras religiones, como ha sucedido con el Islam en Oriente Próximo o en muchos lugares de África, por ejemplo en Nigeria, o donde ha tenido choques con los evangelistas o ortodoxos y también musulmanes en el caso de los Balcanes, pues ha tenido participaciones que intentan ampliar la influencia que tienen en esos países.

Los dos casos que cuento en la charla siempre son el caso de Ruanda del año 94 con el genocidio que se preparó entre 1994-95 donde murieron un millón de personas y donde la Iglesia católica tiene una responsabilidad muy alta. Tienen dos monjas y un sacerdote condenados por genocidio por el Tribunal Penal Internacional. El obispo de Kigali encarcelado fue liberado después del envío de una delegación del Vaticano para tratar diplomáticamente el asunto y le acabaron soltando, pero se sabía que estaba implicado. Y la responsable de Cáritas en la zona de los Grandes Lagos, implicada en desviar los fondos de la ayuda humanitaria, en recibir una partida de machetes de doble filo que no fueron utilizados para la cultura, como decían, sino que el envío se realizaba a sedes de Cáritas y fueron utilizados para las matanzas y de los cuales no han dado nunca una explicación lógica de por qué. En esa zona de los Grandes Lagos estuvieron durante mucho tiempo segregando a la población, influyendo de manera fervorosa en la parte de la gente que apoyaba el gobierno dictatorial de Habyarimana y, como en todo buen espectáculo de esta religión, no podía faltar una aparición mariana que tuvo lugar allí. Igual que tuvo lugar otra aparición mariana en Bosnia: la virgen de Medugorje. Este fervor es una parte católica que se impuso también: el fanatismo. Es una de las partes que puede explicar como se puede matar a cerca de un millón de personas. Eso no se puede explicar desde un punto de vista racional, sino desde ese lado fanático. Y en eso la violencia contribuye. Hay un libro que se llama Apología de la Blasfemia y ahí vais a encontrar bastantes datos sobre lo que estoy diciendo.

El otro caso es la detención de varios camiones de Cáritas en el puerto de Ancona, Italia, con un suministro de armas para la guerrilla de la UÇK y los albaranes estaban dirigidos hacia esa zona, hacia Kosovo. Estoy hablando de la última parte de las guerras que destruyeron lo que se llamaba Yugoslavia y que venían a apoyar esa guerrilla de la UÇK porque contribuyó a plasmar sobre el terreno los planes de Alemania y de EEUU, que aplaudía el Vaticano entonces, y para el envío de armas utilizaron al fundador de la Cáritas en Bosnia Herzegovina, una organización franciscana que opera en la zona. Se sabe el nombre del receptor, se sabe todo, pero disimularon diciendo que habían utilizado esa simbología y punto y no dieron más explicaciones.

En la charla aparte también hablas de Intermon Oxfam y del Banco de Alimentos. A simple vista no tienen relación con la iglesia, pero si se investiga un poco se descubre que sí la tiene. ¿Por qué crees que es esta ocultación?

Porque en los últimos años sí que han tenido una pérdida de imagen considerable. En parte la aparición del nuevo Papa, con las características que tiene, para mí no es casual. Responde a una estrategia publicitaria bastante bien elaborada. De hecho, hace poco he leído una entrevista a una persona vinculada a la teología de la liberación, haciendo un análisis que a mí me parece acertado del papel que juega el que fue jefe de los jesuitas argentinos durante la dictadura, bastante silencioso con todo lo que estaba pasando en este contexto de escándalo tras escándalo.

Ha sucedido todo lo que hemos visto durante los últimos años de Ratzinger con el tema de la pederastia. En este país y en otros muchos, Argentina, en Chile u otros lugares, ha sucedido una cosa parecida con el robo de niños y una investigación un poco en profundidad apunta a que es una cosa estructural. No es una cosa de una monja loca que los robaba, como también han querido hacer ver, responsabilizando a una persona que estaba ya en los últimos días de su vida, si es que no la han ocultado por ahí o la han matado para eliminar la investigación a la hora de su muerte. En lugar de eso se trata de una planificación, puesto que ha tenido un paralelismo prácticamente igual en el resto de esos países, donde el catolicismo sí ha tenido una influencia en colaboración estrecha con una dictadura tan atroz como ha podido ser la española,la argentina o la chilena.

entrjulio2

Y en el caso de estas dos organizaciones, quién está realmente detrás, desde el punto de vista económico.

En el caso de Intermon van a seguir diciendo en su página web que son laicos, pero cualquiera que se ponga a mirar un poquito, casi hasta en wikipedia aparece, aunque no es una fuente del todo fiable muchas veces, antes de los 70 Intermon el nombre que tiene Secretariado de misiones de la compañía de Jesús.

Es una organización ligada a los jesuitas y todavía hoy, a pesar del cambio de nombre y de la asociación internacional que hizo con Oxfam, miramos en la página web del patronato la gente que dirige la ONG y la que colabora como consejo asesor y nos vamos a encontrar ahí con gente directamente ligada a la compañía de jesús, que abiertamente aparecen como jesuitas, poniendo SJ detrás del nombre (Society of Jesus) o gente ligada a la escuela de economía que tienen los jesuitas que se llama ESADE.

Lo del consejo asesor es bastante peor porque no estando ligados a los jesuitas aparece gente como Antonio Gutiérrez, asesor hasta 2004 de Caja Madrid o responsable de los acuerdos con el gobierno de Aznar abaratándonos el despido entre 1996-97. Inocencio Arias, embajador en la ONU defendiendo la guerra de Irak como sigue haciéndolo, diciendo que los que van al Congreso a rodearlo son unos fascistas en Interconomía, esa cadena de humor. O el ministro de Fomento del primer gobierno de Aznar, Rafael Arias Salgado, hijo de un ministro franquista, que es el autor de la ley del suelo, de algo tan atroz que si alguien ha visto los cómic de Aleix Saló u otras informaciones es la catapulta para impulsar la especulación inmobiliaria con las consecuencias que ha tenido para un montón de gente: los desahucios, los engaños a través de la banca para endeudar a una gran parte de la población y asfixiarla.

Los responsable de esas cosas, gente que defiende las intervenciones militares como Inocencio Arias, con el caso de Afganistán también, o gente que aplica políticas directamente hasta un nivel máximo, como puede ser un ministro, aparecen como consejeros de Intermon. Arias Salgado no solo es consejero de Intermon, es propietario de una multinacional que se ha hecho con aquello que gestionaba una empresa pública, que se llamaba Aldeasa, las tiendas de Duty free de los aeropuertos españoles. Lo privatiza Rato en el mismo primer gobierno de Aznar y ahora consigue la concesión de ese negocio Rafael Arias Salgado, mientras es consejero de esta ONG. Además es director de Carrefour España y por eso todos veremos los productos de Intermon en el supermercado.

Los grandes responsables de las políticas de destrucción del tejido social, de la privatización de la sanidad, de una vuelta de tuerca de la ideologización en la educación son los mismos que están diciendo que la alternativa pasa por estas ONG. En el caso de Intermon, los jesuitas, en el caso de Banco de Alimentos, el Opus Dei.

Parece exagerado, pero cualquiera que ponga Banco de Alimentos en Internet lo que se va a encontrar son un montón de noticias en la página opusdei.es donde va a encontrar que el presidente anterior del Banco de Alimentos de Valladolid, Mariano Posadas, es socio supernumerario del Opus Dei, como el actual presidente del Banco de Alimentos de Valladolid, José María Azadate. La presidenta del Banco de Alimentos de Badajoz es socia supernumeraria del Opus Dei desde hace 32 años. El del Gran Canaria, el de Albacete, el de las Rías Altas… Voy a intentar hacer una lista de las presidencias porque la sensación que me da es que son todos. El de Rías Altas no parece significado directamente diciendo que pertenece a la obra, pero aparece invitado en una exposición de Torreciudad, que es el centro neurálgico del Opus Dei en Aragón, nombrado por José Maria Escriba de Balaguer en CaixaNova Galicia. Y, además, una de las organizaciones juveniles que controla el Opus Dei abiertamente, lo dicen en la propia página web, que está inmersa en uno de los colegios de élite del Opus de Coruña, elaboró una campaña para el Banco de Alimentos de Rias Altas. La vinculación es total. A pesar de que siguen diciendo que no, que son cosas particulares, etc.

Saber quién está detrás de estas organizaciones nos explica por qué se criminaliza determinadas acciones como es por ejemplo la del Mercadona del SAT.

Esa es la ligazón. No es solo que los presidentes son del Opus Dei, sino las implicaciones de gente que son los responsables de justificar el sistema en el que vivimos y las políticas que se llevan a cabo y que están ligados al Banco de Alimentos. La primera persona que encuentro ligada al Banco de Alimentos, y es lo que me hace seguir mirando información al respecto, es la señora Ana Botella que era presidenta de honor del Banco de Alimentos de Madrid que estaba metiendo el dinero en el año 2001 en Gescartera. Eso aparece públicamente por el escándalo de Gescartera, si no no hubiésemos sabido nada. Cuando yo veo que esa señora, con la trayectoria ideológica y política y sensacional que tiene hablando inglés, está ligada al Banco de Alimentos de Madrid me hace desconfiar de la institución como es lógico en cualquier persona de bien. Está ligada a esta señora y está ligada a toda esa gente del Opus Dei que he comentado.

Cuando vas a mirar la página de la Federación Española del Banco de Alimentos está constituida como una federación, asociada a una federación europea, la CEVAL y luego cada banco de alimentos de la localidad está constituido como una fundación. No es tampoco casual, porque las fundaciones mantienen un régimen fiscal especial que hace que todas las multinacionales españolas estén colaborando con ellas porque según la Ley de mecenazgo que existe están desgravándose el 30% de las cosas que entregan, además de ahorrarse los costes de eliminar los excedentes que no podían. Con el riesgo además de, si no lo hacen, alterar los precios del mercado. Esto es una maquinaria bastante maquiavélica, pero que cobra sentido cuando ves a los mismos personajes de la élite política y económica que marcan unas directrices de agresión constante a los derechos laborales y a los derechos sociales que tenemos implicados en estas organizaciones. Cuando el SAT acude a Mercadona a realizar esa acción para que se visualice la situación de pobreza, de paro y de marginalidad que está sufriendo Andalucía, después de hacerlo, los alimentos que sacan los llevan a un Banco de Alimentos de la provincia de Sevilla. Los rechaza y les dice que es producto de un robo. La distancia entre esa caridad que dice que eso es un producto de un robo y la solidaridad que debería decir que los 500 millones de beneficios que ha tenido Mercadona el año pasado es lo que es producto de un robo, puesto que se producen en el mismo año en el que se supone que estamos en el epicentro de una crisis que justifica rebajas salariales, destrucción de derechos, recortes en sanidad, en prestaciones de lo más sangrante como es la ley de dependencia.. Todo eso que están haciendo que provoca exclusión social, se justifica y esto se ataca. Una medida que pone en tela de juicio quién es el responsable de esa exclusión social, se ataca incluso con la acción del presidente de la Federación del Banco de Alimentos con un artículo en El Mundo diciendo que han rechazado los alimentos por ser producto de un robo, que lo que tienen que hacer es ayudarles a obtener ayudas internacionales en la Unión Europea y además responsabilizándonos a todos los hogares de lo que es responsabilidad exclusiva de las multinacionales, de los supermercados, de la industria y de la agricultura extensiva, de los grandes latifundistas. Que es la destrucción de alimentos para no alterar los precios de mercado y para contener un poco el consumo, el derroche de la energía, con las consecuencias ecológicas que eso tiene, y el derroche de agua, por ejemplo, que todos los estudios indican que se produce en el tema de la agricultura, casi toda en la industria. A nosotros nos dicen que cerremos el grifo, que apaguemos la luz y nosotros somos los que tirando la mandarina a la basura, estamos contribuyendo a hambre en este país. No. El hambre contribuyen quienes rebajan los salarios, quienes hacen trabajar 12 horas y solo pagan 8, quienes eliminan tres mil y pico personas de la plantilla de una empresa pública como Iberia o de otros cientos como pasará ahora en Renfe. Quienes dicen a las lavanderas de un hospital que tienen que cobrar 600 euros en lugar de 1.000 o quienes elaboran condiciones en las adquisición de la vivienda que hacen imposible su pago y acaban expulsándonos de casa y dejándonos en la calle. Los responsables de eso son los que tienen que responder a lo que está pasando y no los ciudadanos. Pero estas instituciones están hechas para defender a esos. Atacan a los ciudadanos, los responsabilizan de lo que está pasando , protegen a su clase social y además se hacen aparecer como la solución al problema cuando son el mismo problema.

entrjulio3

Hemos visto estas navidades que se ha estado atacando directamente a los bancos populares. Por ejemplo en Madrid se ha producido un intento de desalojo. ¿Qué supone para la sociedad y la clase dominante que se impulsen proyectos comunitarios que persiguen la justicia social?

Esa es la clave de bóveda en estos momentos de la posible corrección en un futuro de lo que está pasando: que la gente empiece a elaborar proyectos de apoyo mutuo que complementen la capacidad de lucha, que tampoco es que sea muy alta. Se ha visto claramente cómo responden al modelo que estoy describiendo porque mientras las acciones de ese tipo se están apoyando, defendiendo un poco cuando se ataque a la clase política, económica, cuando se protege a todo eso se quiere apartar y que exclusivamente sea una cuestión de darle el alimento o de darle la casa a quien sea. Cuando alguien hace lo mismo, pero desde un punto de vista de la reivindicación, se condena. Cualquiera que se meta en la memoria del Banco de Alimentos de Huelva tiene una página dedicada, de arriba a abajo, a amenazar a todo aquel que utilice el nombre de Banco de Alimentos, porque dicen que eso no es una acción. Banco de alimentos no es una actividad, es una marca registrada y que denunciarán a todo aquel que la utilice de manera fraudulenta porque ellos tienen la exclusiva ya que han ido al registro de patentes. Es absurdo porque se supone que los fines de esa organización no son proteger una marca, son corregir una situación de falta de acceso a las necesidades básicas. Otra persona hace lo mismo, luego supuestamente ayudaría a llegar al mismo sitio que ellos y, sin embargo, lo atacan, lo protegen como si fuese una marca y desde las mismas instituciones políticas que colaboran con ellos, impulsan la represión hacia quienes lo hacen de manera popular, de manera horizontal, desde la solidaridad, no desde la caridad.

Está empezando a suceder y esto confirma perfectamente todo aquello de lo que estábamos hablando. Se ha enviado a la policía a clausurar el banco de alimentos de Tetúan que surge de una iniciativa del 15M y de los vecinos y eso sí que no está ligado a la Iglesia católica. Si fuésemos a mirar, si es que hay una presidencia, alguien responsable del banco de alimentos desde luego estoy por jurar que no pertenece al Opus Dei, como lo hace el resto del banco de alimentos.

Pero no ha sucedido solo con el banco de alimentos de Tetúan, sino que en la acampada dignidad de Badajoz, se ha producido un enfrentamiento también entre la gente. La acampada de Badajoz es una iniciativa parecida a las que han surgido horizontales a partir del 15M. Han intentado abastecer a la gente de las necesidades, proteger a aquellos que estaban en riesgo de exclusión, impulsar reivindicaciones como la renta básica u otras por el estilo y al mismo tiempo mantener la protesta, presionar a las autoridades que son las responsables de que la gente se haya quedado como se ha quedado, con esos niveles de paro, de exclusión, desahucios y al mismo tiempo intentar en la medida de lo posible entre todos dar de comer o buscar una vivienda para la gente que realmente lo necesitaba. Cuando han buscado los alimentos que están repartiendo el Banco de Alimentos de Badajoz, la presidenta -32 años socia supernumeraria del Opus Dei, propietaria de dos colegios del Opus Dei en Badajoz- les niega los alimentos y les dice que no se lo dan porque no hacen más que protestar. De eso se trata. Si protestas, no comes. Si comes, no tienes que protestar. Y si ligas las dos cosas: una cosa es que tú necesites comer y otra cosa es que sabes perfectamente quién te está impidiendo hacerlo, entonces te van a criminalizar, van a hablar con sus responsables políticos con los que colaboran de manera discreta para que tú seas el objeto de la represión.

En Córdoba está el colegio Rey Heredia que han organizado una comida popular en la calle delante del Ayuntamiento, para visualizar la situación que tienen y les ha expulsado la policía municipal por comer en la calle.

Estamos hablando de estos nuevos bancos de alimentos y podemos decir que están impulsados por movimientos como el 15M, pero según tu opinión, ¿está a la altura la izquierda revolucionaria?

No solo, por ejemplo en Madrid también esta la OFIAM, Oficina de Apoyo mutuo de Manoteras y hay gente del movimiento libertario participando en estos proyectos.

Creo que no, pero no estamos a la altura y voy a incluirme, no sé si bajo el término, pero sí en quienes identificamos donde estamos la responsabilidad de lo que está pasando y planteamos una lucha como solución a esto. No estamos a la altura, como no estamos a altura de las protestas. Como no estamos a la altura de la acción para corregir todo esto. Hacemos lo que podemos, pero sí que es verdad que tenemos que empezar a prestarle atención no solo a la protesta o a la huelga o al método que elija cada uno, a la protesta política, a la acción política, sino que debemos prestar atención también a la organización estructural de esa ayuda que evite que esa gente caiga en situaciones de exclusión y además sabemos perfectamente que una persona excluida con unas necesidades básicas sin cubrir, no puede mantener una lucha sin condiciones como la que puede mantener cuando eso está corregido, eso lo tienes. Por razón intelectual, tienes que preocuparte de comer, evidentemente ese tiempo no lo vas a dedicar ni a leer ni a analizar los problemas sociales que existen ni a estar exclusivamente en manifestaciones, como las protestas, sean cual sean las que cada uno elija.

Etiquetas: