De paso por Porto Alegre

Solapas principales

logoPorto Alegre, la ciudad famosa por los Foros Sociales Mundiales - que todavía hoy continúan realizándose aunque cada vez con más dificultades - se convierte durante el verano meridional en Forno Alegre" (Horno Alegre), un horno de más de 40 grados a la sombra. Sólo los “moradores de la rua” se atreven a transitar por las calles, sus dominios, sin el abrigo de una sombra o del aire acondicionado.

Atrás quedaron los proyectos y las esperanzas de los primeros años de gobiernos del recién estrenado PT con proyectos tan innovadores y esperanzadores como los Presupuestos Participativos que consiguieron organizar desde la base de los comités populares gran parte de la sociedad portoalegrense en un ejercicio de democracia real. Aún hoy en día, desde el norte miramos con envidia este modelo al que no llegamos sino con la intención. Los últimos siete años de gobierno de la Alcaldía del PDT no han conseguido desfigurar todos esos vestigios de lo que alguna vez fue esa práctica democrática y la resistencia hoy está organizada fuera de las estructuras tradicionales, siendo jóvenes y mujeres, desde las calles los que mantienen la lucha y la esperanza.

En su margen izquierda, la ciudad está bañada por el río Guaiba, con su aguas de un verde sucio de piel de caimán arrastrado por el lodo. Al otro lado, lejos, se divisa la fábrica de papel, antigua, Aracruz Celulosa, que todavía hoy sigue escupiendo su veneno y contaminando sus agua. Las inversiones millonarias en la misma no van a hacer parar este vómito fétido. Y en medio de este río/laguna, las dieciséis islas, una de las cuales famosa por el documental de Jorge Furtado "La Isla de las Flores". ¿Recordáis hace por lo menos 20 años, ese documental que tanto nos impresionó y que usábamos en los talleres de denuncia y sensibilización para concienciar sobre las desigualdades en el reparto de la riqueza y del derroche de comida en aquella isla donde iban a parar los desperdicios de comida que después de seleccionar lo que comerían los cerdos el resto sería tirado y recuperado para que comieran personas que no tenían otra fuente de ingresos?. Realmente la Isla donde esto acontecía no era la de las Flores si no otra vecina donde hoy existe un proyecto de recuperación de basuras, pero el nombre era mucho más impactante, sin duda.

Y Porto Alegre volverá a ser famosa este próximo junio, esta vez porque allí se celebrarán los partidos de la fase de grupos de la Copa Mundial de Fútbol 2014. El Estadio Beira-Río todavía luce parte de su esqueleto de obra inconclusa a falta de sólo unos meses. Y las calles, avenidas y aeropuerto en obras, no vaticinan ninguna mejora estructural. Enormes bloques de pisos de viviendas crecen como árboles tropicales de la noche a la mañana, hijos de la especulación inmobiliaria, mientras en otra calle una pancarta llama mi atención en un balcón: “Moro aquí, mas não posso comprar” (Vivo aquí pero no puedo comprar). Me suena muy cercano este grito en tela. 

¿Millones de reales en “inversiones” y represión para controlar las futuras protestas para 5 partidos de fútbol? En uno de los países más desiguales de latinoamérica como Brasil, las demandas en la calle son: salud, educación y transporte públicos y de calidad, condiciones de trabajo y sueldos decentes, acceso a una vivienda digna, pero como siempre…. los gobernantes miran para otro lado.

Etiquetas: