De la ciudad del AMOR al GRAN Buenos Aires

Solapas principales

fotoPasamos las 14 h de vuelo entre pelis, cabezazos, investigar sobre la geografía argentina y el chat de los pasajeros con insomnio.

Una hora antes del aterrizaje nos sirven el desayuno: frankfurt con pisto y huevos revueltos en salsa de tomate, zumo de naranja en formato flan y café con leche en polvo aguao.

Aterrizamos, no sin antes contemplar la belleza de Río de la Plata desde el cielo. Nuestra puerta de embarque estaba ocupada así que esperamos recogiendo el despliegue de la noche, guardándonos las mantitas y almohadas cortesía de Air France que nos vendrán bien para el resto del viaje. Bajamos y empezamos a recorrer los pasillos interminables del aeropuerto hasta chocarnos de frente con una larga fila para "migraciones", o sea, nosotras. Ahí perdimos de vista a las monjas que pasaron directamente por residentes argentinas. Nos cuñaron los pasaportes tras un interrogatorio básico: de dónde vienen, a dónde van, cuánto tiempo... Tras superarlo, nos dirigimos a recoger el equipaje y... ¡¡SORPRESA!! Una trabajadora, nos pregunta por el apellido, sí, efectivamente, Arrabalí está en su lista de equipaje perdido. Por tanto, nos falta una maleta que esperamos recuperar en estos días; para nuestro alivio la compañía nos otorga un Kit de supervivencia (cepillo de dientes y del pelo, pasta de dientes, toallitas desmaquillantes, cuchilla de depilar, camiseta, bastoncillos...) y por si no es suficiente, nos bonifican hasta 100€ en las compras que hagamos en productos de primera necesidad presentando posteriormente las facturas. A todo esto hay que añadirle las horas que llevamos sin acceso a la nicotina, de ahí nuestra confusión al salir pretendiendo hacerlo por la salida de declaraciones y un señor agente nos redirige el camino. Y sucede de nuevo el cuestionario al ver las maletas cargadas de libros. Mary había ensayado en casa esta situación y contesta hábilmente consiguiendo salir 1 h y media más tarde de lo previsto al encuentro con Fabio, hermano de Alejandra (compa de Donnes i Prou).

fotoSubimos al auto para dirigirnos a casa de Tefi y Ruth en el barrio de Caballito. Durante el trayecto (1 h aproximadamente), Fabio nos cuenta un poquito de realidad argentina: mayor presencia policial en las calles, aumento de la mendicidad así como del coste de los alimentos básicos, la bajada de salarios... Esto hace que vayamos integrando lo complejo que resulta la supervivencia para las de siempre, las de abajo.

Es una suerte llegar a una ciudad tan inmensa como la de Buenos Aires y encontrarnos a personitas lindas dispuestas a acogernos y facilitarnos el recorrido.

Tras despedirnos de Fabio con la promesa de vernos a la vuelta con un rico asado, subimos a la que será nuestra casa por unas horas. Lo primero que hacemos es desayunar mientras conversamos con Ruth antes de su partida al laburo y de nuevo a reorganizar lo que nos queda de equipaje. Nos emociona poder ducharnos con agua calentita y cargar pilas para el almuerzo con Carlos de CTA (Central de Trabajadores Argentinos), Carlos es abogado laboralista que asesora a distintos sindicatos, entre ellos, el de aceiteros, la federación obrera ceramista, etc. El almuerzo trascurre perfilando detalles del IV Encuentro Internacional sobre la economía de las trabajadoras que se desarrollará en Pigüé, provincia de Buenos Aires, del 30 de Agosto al 2 de Septiembre.

Volvemos a casa, nos encontramos con Tefi y fluyen los besos y abrazos prometidos con conexión internacional vía Skype con alguna baladrina del estado español. Marcamos la hoja de ruta de idas y venidas y marchamos hacia once para pasar la noche en colectivo dirección a Córdoba.

Les seguimos contando...

fotofotocartel

Etiquetas: