Riesgo químico, ¿Conocemos lo que usamos?

Solapas principales

Peligro GlifosfatoEn pocas palabras. Una tierra que agoniza. 15-M Ronda.- La directora de políticas químicas de la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB), Tatiana Santos, ha declarado: “Es preocupante. Millones de toneladas de sustancias peligrosas se utilizan de forma poco segura en productos de consumo y acaban en el medio ambiente.

Las administraciones pueden tardar más de una década en proteger a la población, en gran parte porque las empresas no proporcionan suficiente información de seguridad. Hay alrededor de 22.000 sustancias químicas registradas en Europa. ¿Es demasiado esperar buenos datos de una industria con un volumen de negocio de 500 mil millones de euros al año?

"Hay 140.000 productos sintetizados por la industria química. Solo unos 1.600, el 1,1%, han sido analizados para determinar si son cancerígenos, tóxicos para la reproducción o disruptores endocrinos (substancias química, ajena al cuerpo humano o a la especie animal a la que afecta, capaz de alterar el equilibrio hormonal de los organismos de una especie), así que nos quedan por analizar los 138.400 restantes", explicaba en verano de 2017 Miquel Porta, catedrático de Salud Pública en la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas.

Aunque en marzo de 2012 comenzaron los controles de seguridad de las sustancias que se pensaba que podían tener propiedades peligrosas, en diciembre de 2018 solo se habían verificado 94 sustancias, de las cuales 46 (el 49 %) se declararon inseguras para su uso comercial. Por sus propiedades tóxicas para personas y medio ambiente, las autoridades decidieron que estas 46 sustancias necesitaban medidas de protección en todos los casos, pero aún no se ha tomado ninguna medida para controlar el 74% (34) de las mismas.

Según un informe de 2018, realizado por la Agencia Europea de Sustancias Químicas, al 74 % de los expedientes les falta “información de seguridad importante” y señala que esta situación es similar a la de años anteriores.

La industria sigue utilizando millones de toneladas anuales de estas 46 sustancias peligrosas de forma legal, aunque la exposición resultante pueda ser causante de cáncer, problemas de fertilidad u otros impactos en la salud, o creando una seria contaminación ambiental.

Entre los cientos de sustancias peligrosas que aún esperan el final de los controles se encuentra el dióxido de titanio, ampliamente utilizado en productos de consumo como cosméticos y alimentos, pero sospechoso de ser carcinogénico, mutagénico (que altera el ADN), alergénico, persistente y bioacumulativo. Aunque se programó su verificación en profundidad en 2013, aún no ha concluido por lo que continúa la exposición. Otro es el fosfato de trifenilo, que se encuentra en altas concentraciones en automóviles, aulas, salas de estar y oficinas. El gobierno del Reino Unido le dio prioridad a los controles en 2013, pero se ha pospuesto durante cuatro años seguidos.

El programa de control que realizan los Estados miembros, conocido como Plan de Acción Móvil Comunitario (CoRAP), se ha desviado de su camino, ya que en diciembre de 2018 solo ha completado 94 de los 352 casos (el 21 %).

Tenemos una gran responsabilidad como personas consumidoras, que es a la vez un gran poder. Cada compra que hacemos, es un voto a favor de esas empresas que nos están envenenando. Si cambiamos nuestros patrones de consumo, esas empresas no desaparecerán, pero tendrán que transformarse y adaptarse a nosotros. Tenemos la obligación y el poder de cambiar nuestros hábitos”, explica el director del documental `Advertencia´

Está claro que la UE permite que las sustancias químicas ingresen al mercado con demasiada facilidad. Las empresas deberían superar una barrera mucho más alta para ingresar al mercado y también perder el acceso al mercado si se encuentra que sus datos son insuficientes, como suele ser el caso. La Administración necesita que la seguridad química sea una prioridad mucho mayor. Las elecciones de este año son una oportunidad para que la UE tome en serio la protección de la exposición a sustancias químicas.

Galería de imágenes, haz clic sobre la imágen: 
Viñeta
Viñeta
Viñeta
Viñeta

Etiquetas: