Lugo. Por una ciudad viva e inclusiva. No a la ordenanza mordaza

Solapas principales

fotoLa Plataforma Lugo sen Mordazas se presentó públicamente en mayo de 2018, integrada por más de treinta asociaciones culturales, colectivos sociales, organizaciones sin ánimo de lucro, políticas y sindicales y personas a título individual del municipio de Lugo; con el objetivo de exigir al gobierno local del PSOE en concreto y a la corporación municipal en general, que retire el proyecto de una ordenanza que llaman “cívica” pero que recorta las libertades y es contraria a los derechos civiles.

Las razones por las que pedimos la retirada de la llamada Ordenanza de Civismo y Seguridad son las siguientes:

  • Porque queremos expresarnos libremente en la calle, tanto política, cultural como artísticamente.
  • Porque queremos calles activas y alegres donde podamos jugar y crear.
  • Porque tenemos derecho a buscar ingresos económicos de modos alternativos a los que ofrece el “mercado laboral”.
  • Porque somos personas, y como tales, necesitamos cantar, jugar, relacionarnos y durmir, también en los espacios públicos. Por eso no aceptamos las sanciones absurdas y surrealistas que se proponen:
    • Hasta 750 euros por timbrar en portales sin motivo, proferir gritos y palabras “soeces” en la calle, arrastrar muebles en casa, subir a los árboles o partir leña en el exterior, por tender ropa en patios interiores o hacer “barbacoas” sin tramitar un permiso municipal.
    • Hasta 750 euros por dormir, acampar o colocar sillas en el espacio público; por lavarse en las fuentes o que beban mascotas en ellas. Hasta 1.500 euros por hacer acrobacias con bicicletas y monopatines, por practicar juegos y competiciones deportivas masivas o espontáneas.
    • Los agentes locales podrán suspender los juegos con balón si consideran que causan molestias y requisar los elementos empleados.
  • Porque creemos que los conflictos deben ser solucionados mediante actitudes de escucha y diálogo.
  • Porque las multas no ayudan a solucionar problemas de convivencia e impiden la posibilidad de entendimiento entre las partes.
  • Porque nadie está legitimada (y mucho menos la policía local) para imponernos sanciones sin posibilidad de defensa legal.
  • Porque la represión agrava las desigualdades socioeconómicas que nosotros queremos atajar.
  • Porque se trata de una norma arbitraria que otorga poder absoluto a la Policía Local, dejando al criterio personal de cada agente la decisión de qué hechos son considerados dignos de sanción y la gravedad de los mismos.
  • Porque no respeta ni los derechos constitucionales ni el resto del ordenamiento jurídico superior, contraviniendo directamente mucha de la legislación vigente, como por ejemplo la Ley de responsabilidad penal de los menores.
  • Porque es una ley regresiva que recuerda los tiempos de la dictadura franquista y que parece una adaptación de la Ley de Vagos y Maleantes, que en realidad lo que busca es evitar cualquier tipo de disidencia o protesta de la ciudadanía contra las políticas del gobierno.
  • Porque es discriminatoria, clasista, racista y machista; y supone una criminalización directa de la pobreza y opta por la crueldad y el ensañamiento contra las personas con menos recursos. El ayuntamiento de Lugo debería apostar por políticas sociales para solucionar problemas que tienen una clara raíz socioeconómica en lugar de imponer un régimen represivo que llega a extremos gravísimos como:
  • Multas de hasta 3.000 euros por pedir limosna en la vía pública, vender pañuelos u otros pequeños objetos a cambio de la voluntad, limpiar parabrisas o hacer malabarismos en los semáforos.
  • Persecución con multas a las prostitutas, permitiendo la irrupción de los agentes locales en las viviendas particulares.
  • Alienta las denuncias vecinales y la cultura del “chivatazo”, responsabilizando a los organizadores de los eventos socioculturales de vigilar que ninguna de las asistentes tenga un comportamiento contrario a lo establecido en esta normativa.
  • Establece que se avisará a la Xunta de Galicia para que retire las prestaciones a quien realice prácticas consideradas “mendicidad encubierta”, o que se podrá sancionar a los vendedores ambulantes incluso cuando no están vendiendo y ya tienen recogida la mercancía, requisar el dinero obtenido con estas prácticas (algo imposible de demostrar) e incluso multar a quien colabore con ellos comprando o avisando de que hay autoridades cerca.
  • Porque es una ordenanza fruto del alarmismo social y el sensacionalismo mediático, que pinta Lugo como una ciudad insegura y sórdida, cuando simplemente es una ciudad que está recuperando la efervescencia cultural y el tejido asociativo.
  • Porque aplica la censura, ya que las asociaciones culturales, colectivos sociales, sindicatos, organizaciones políticas… no podrán pegar carteles, recoger firmas en la calle, repartir folletos o colgar pancartas sin autorización municipal expresa. Además de las multas de hasta 3.000 euros, la Policía Local podrá requisar cautelarmente todo el material.
  • Porque hace aún más vulnerables a los abusos policiales a las personas más susceptibles de serlo, algo muy preocupante en una ciudad que cuenta con miembros del cuerpo de seguridad local imputados en investigaciones judiciales por corrupción y abuso de poder, como la Operación Carioca.

fotoPor todas las razones expuestas, estamos realizando una campaña de recogida de firmas y divulgación del contenido de la ordenanza entre la ciudadanía; organizamos acciones de protesta, actividades para la ciudadanía y mobilizaciones en la calle, que no cesarán hasta que el gobierno local anuncie la retirada del proyecto y desista de presentarla para aprobarla en el Pleno.

Más información, documentos, vídeos y fotos en:

¡Ayúdanos a difundir!

PLATAFORMA “LUGO SEN MORDAZAS”

Etiquetas: