De colectivos, nieves y encuentros (y más colectivos!)

Solapas principales

fotoEl miércoles 21 nos levantamos en La Paz, teníamos poco tiempo porque el avión salía a las 18h, pero lo aprovechamos bien. En primer lugar fuimos a conocer la fundación en la que trabaja Alexandra, la Fundación Solón (un artista polifacético con una vertiente de crítica social muy fuerte), especialmente la casa museo. Os recomendamos buscarlo porque tiene obras realmente  interesantes. 

A continuación teníamos una reunión concertada con , para intercambiar experiencias y hablarles de la propuesta de RBis. El grupo con el que hablamos llevaba poco tiempo en la dirección y comentaron que estaban abiertos a nuevas ideas; en ese sentido, nuestra propuesta les pareció interesante. 

Después de eso teníamos prevista otra entrevista con Rafael Archondo (que ya nos había entrevistado hacía unos días), pero finalmente íbamos retrasados y no se pudo hacer. 

A partir de aquí, todo fue una sucesión de viajes hasta llegar a Río Cuarto. Primero en avión a Santiago de Chile, nos recibió Mario de Quimantú; el día siguiente bien temprano en bus hasta Mendoza, pasando por unos impresionantes Andes nevados; en Mendoza cambio a otro bus hasta Río Cuarto, donde llegamos ya de noche. Aquí descansamos en un Hostel familiar muy acogedor que nos había reservado Julia.

Al día siguiente, cuando no llevábamos ni 10 minutos despiertos, nos hicieron una muy buena entrevista telefónica desde la radio de la Universidad de Río Cuarto, en la que José explicó desde experiencias de lucha en el estado español hasta la propuesta de renta básica. 

De ahí nos fuimos a comer a casa de Julia una excelente comida, y de postre vino una televisión local de Río Cuarto, Canal Quatro (www.quatrotv.com) a hacernos una entrevista sobre la actividad de la tarde; de ahí nos fuimos a la casa azul, donde tuvimos una charla compartiendo experiencias con otros colectivos (Río Cuarto contra los agrotóxicos, Grietas, Leo de Córdoba...) Como veis, a la charla asistieron baladrinas argentinas, lo cuál nos alegró enormemente. Además, hubo bastante interés por los libros y se vendieron muchos.

Cenamos en la misma casa azul unas deliciosas empanadas y una pizzas, y corriendo de nuevo al colectivo para ir a Rosario. Sí, el título de esta crónica no era engañoso: la cosa iba de colectivos.

foto  fotofoto

Etiquetas: